Entrevistas en exclusiva

Bob Siebenberg en "The Logical Web" (Noviembre 2019)

Publicado en Entrevistas The Logical Web

Con motivo de la celebración de su 70º cumpleaños, y en agradecimiento por las felicitaciones recibidas de sus fans, el legendario batería de Supertramp accedió a contestar las preguntas enviadas por todos los amigos de THE LOGICAL WEB que quisieron participar en la realización de la entrevista.


TLW: ¿Dónde y cómo adquiriste esta manera de tocar la batería de una manera tan original y personal? ¿Estudiaste teoría musical o eres autodidacta?

BOB: Soy totalmente autodidacta. Creo que mi estilo personal, y me alegra que pienses que lo es, procede de haber tenido buenas influencias desde el día que empecé a escuchar la colección de discos de Dixieland y ‘big bands’ que tenía mi padre.

TLW: ¿Cuáles fueron tus principales influencias como batería?

BOB: Música surf, Motown, Procol Harum, Traffic, The Band, Dr. John… De todos aprendí algo que absorbía y expresaba a mi manera.

TLW: En general, ¿quién crees que es mejor autor de canciones, Rick Davies o Roger Hodgson?

BOB: Los dos son grandes compositores. Proceden de orígenes e influencias muy diferentes, lo que le dio mucho potencial a la banda.

TLW: ¿Qué destacarías de cada uno de ellos como músicos?

BOB: Roger era muy brillante a nivel acústico: ‘Know Who You Are’, ‘Even in the Quietest Moments’... Creo que eso fue lo que nos distinguía de otras muchas bandas de los 70. También tenía un don para escribir canciones comerciales. Estaba capacitado para ello, y esto no lleva ninguna connotación negativa. Sus letras solían ser profundas y espirituales. Rick era un tipo sencillo, y era fácil identificarse con él. Componía sobre temas cotidianos, aunque a veces también podía ser trascendental. Su forma de tocar era magnífica y sus interpretaciones al órgano fabulosas. Era potente y directo. Ambos eran fascinantes. Sé que componían por separado, pues yo estaba allí, pero lo que Rick aportó a las canciones de Roger fue significativo y especial. Y lo que Roger aportó a las canciones de Rick también.

TLW: Después de tantos años trabajando con dos genios como Rick y Roger, ¿qué has aprendido de ellos como compositor?

BOB: Muchas cosas. Y creo que lo que Dougie aportaba también era algo único. Y lo que John aportaba tenía un valor incalculable. Y me gusta pensar que lo que aporté yo también marcó la diferencia de forma positiva en todas esas canciones de Supertramp.

TLW: ¿Cuál es tu canción favorita de Supertramp?

BOB: Difícil pregunta… En todas las canciones de Supertramp hay algo que me gusta. Creo que mi favorita es 'Know Who You Are', de Roger, y me encantan ‘Poor Boy’ y ‘Bonnie’.

TLW: ¿Cuál es la canción de Supertramp que más te gusta tocar?

BOB: En términos de tocar una canción, todas me suponen un reto a la hora de interpretarlas como es debido. Tal vez ’Another Man’s Woman’ es la que diría que me hace sentir mejor cuando acaba y la he tocado bien. Para mí resulta bastante complicado tocarla, y cuando noto que la he tocado bien experimento una sensación muy agradable. Pero todas requieren mi completa atención.

TLW: Tus partes de batería en canciones clásicas como 'School', 'Hide in Your Shell', 'Crime of the Century' o 'Another Man's Woman' están construidas de una forma muy original y no parecen demasiado habituales… ¿Cómo las creabas?

BOB: 'School' ya estaba cerrada, pues cuando yo entré en el grupo ya llevaban varios años tocándola en directo. ‘Hide in Your Shell’ era una canción nueva que fue creada en Southcombe y se finalizó en el estudio con una idea que Roger insertó en su parte central. El solo de guitarra de ‘Crime of the Century’ se añadió en el estudio como una nueva parte de la canción. Yo toqué ‘Crime’ de forma casi idéntica a como lo hice el primer día que toqué con ellos, antes de que me pidieran unirme al grupo. Eso fue algo que me gustó mucho de las canciones de Rick y de Roger cuando les conocí: la batería recibía un trato como cualquier otro instrumento y no tenía por qué estar sonando continuamente.

TLW: ¿Se te permitía exponer tus propias ideas?

BOB: Sí, la mayor parte de los sonidos de batería que se oyen en Supertramp salieron de mi cabeza. Por eso me pidieron entrar en la banda, para ayudar a que la música fuera todo lo buena que podía ser. A menos que se tratase de algo poco habitual, por ejemplo ‘Even in the Quietest Moments’, donde Roger aportó muchas cosas. El pasaje central y los acompañamientos son míos, pero la parte de batería del principio de la canción fue una idea de Roger que yo tuve que poner en práctica. Y me gusta, porque queda muy bien. Tanto Rick como Roger tenían grandes ideas para la batería, y si lo que sugerían mejoraba la canción lo usábamos una vez que había pasado por mi filtro. Por ejemplo, el patrón de batería del final de ‘Dreamer’ era básicamente de Roger, pero yo lo cambié ligeramente. Y al volver a escucharlo lo toqué de forma que la batería pudiera viajar a través del estéreo. Eramos una banda y siempre estábamos intentando que las canciones fueran lo mejores que podían ser.

TLW: Roger dice que solía grabar maquetas y se las enseñaba a la banda, para que cada uno pudiera aprender su parte… ¿Es eso cierto?

BOB: En el caso de ‘Hide in Your Shell’ no hubo más maquetas que las que grabamos juntos en Southcombe. ‘Rudy’ fue completamente reformada en Southcombe. Rick tenía una maqueta bastante tosca de ‘Asylum’ que se parece muy poco a la versión definitiva que grabamos. ‘If Everyone Was Listening’ era otra canción nueva. ‘Bloody Well Right’ la tocábamos en directo y solo se trataba de conseguir una buena toma. Roger tenía una maqueta de ‘Dreamer’ que era encantadora, pero en ella la batería la había tocado él golpeando cajas de cartón. Era genial, pero cuando llegó el momento de grabarla el resultado final fue muy distinto.

TLW: Hubo maquetas para los discos ‘Crisis? What Crisis?’ y ‘Even in the Quietest Moments’?

BOB: Había maquetas antiguas de un par de canciones de ‘Crisis?’, pero sin apenas arreglos. Había una vieja maqueta de ‘Easy Does it’ y otra no completa de ‘Just a Normal Day’. ‘Poor Boy’ era muy antigua, y creo que también había una maqueta poco trabajada. En realidad se trataba de maquetas que Rick y Roger habían grabado antes de que los demás entrásemos en la banda. ‘Ain’t Nobody But Me’ y‘The Meaning’ eran nuevas. Y, para dejarlo claro, cuando digo “maqueta” me refiero al formato básico de la canción, sin arreglos ni partes de saxo, bajo o batería. Simplemente la atmósfera de la canción. No hubo maquetas para ninguna de las canciones del álbum ‘Quietest Moments’.

TLW: ¿Y en el caso de ‘Breakfast in America’?

BOB: Tampoco se presentaron maquetas a la banda para las canciones de ‘Breakfast’. Había una maqueta muy vieja de ‘Breakfast in America’ que todos conocíamos pero no incluía batería ni demasiada instrumentación. Roger tenía una maqueta de ‘Take the Long Way Home’ que solo llevaba piano y voz. Era preciosa, pero cuando una canción era presentada a la banda Rick se sentaba al piano o al Wurlitzer o Roger al piano o al Wurlitzer o a la guitarra acústica, decían “Esto suena así” y los demás nos íbamos acoplando. La tocábamos un par de veces sin ninguna dirección concreta y después empezábamos a trabajar en ella. Hablábamos sobre posibles paradas y comienzos, preguntábamos si a todos le gustaba cómo sonaba o si nos parecía algo bien, etc. La dinámica solía ser bastante clara, y todos nos poníamos a perfeccionar la canción y a ensayarla una y otra vez. Entonces era cuando grabábamos nuestras maquetas.

TLW: ¿Y respecto a ‘Famous Last Words’?

BOB: En el caso de ‘Famous’ fue exactamente igual. ‘Put On Your Old Brown Shoes’ ya llevaba bastante tiempo entre nosotros, y la habíamos tocado muchas veces a lo largo de los años. ‘C’est le Bon’ también era antigua, pero las demás eran todas nuevas. Trabajamos sobre ’Don’t Leave Me Now’, ‘Waiting So Long’ y ‘Bonnie’ en casa de Rick y después las afinamos en el estudio. Sinceramente no recuerdo cuándo fue la primera vez que escuché ‘Crazy’ e ‘It’s Raining Again’, probablemente durante los ensayos en la casa que Ken Allardyce y Tony Shepherd tenían en Nevada City, o en las propias sesiones de grabación. No hubo maquetas. Jamás se dio la circunstancia de que Roger o Rick se sentaran con los demás, nos pusieran una cinta y nos dijeran “Esta es mi canción nueva, tenéis que tocarla así”.

TLW: En 'Child of Vision' tocas semicorcheas con el ‘charles’ durante más de siete minutos con un ‘swing’ muy especial… Igual que Bernard Purdie creó su 'Purdie Shuffle', ¿crees que podríamos llamar a ese patrón 'Siebenberg Swing'?

BOB: Sería un gran honor para mí.

TLW: En la época de ‘Famous Last Words’, ¿hubo discusiones dentro de la banda sobre si la batería debía limitarse a marcar el ritmo, como en los grupos pop convencionales, o si debía mantener el protagonismo que daba personalidad a Supertramp como en ‘Crime of the Century’, ‘Crisis? What Crisis?’ y ‘Even in the Quietets Moments’?

BOB: No. Simplemente se trataba de canciones nuevas y las enfocamos como siempre hacíamos. La diferencia fue que ensayamos menos canciones de Roger porque él ya estaba viviendo en Nevada City. Yo trabajé las partes de batería igual que siempre. Todos los temas del álbum eran nuevos excepto ‘Put On Your Old Brown Shoes’ y ‘C’est le Bon’. También trabajamos en otras canciones que no serían incluidas en el álbum. Es interesante que pienses que la batería tenía un papel protagonista en discos anteriores.

TLW: ¿Habría mejorado en calidad ‘Famous Last Words’ si hubieras mantenido el estilo de tocar la batería del álbum ‘Crime of the Century’ o de temas como ‘Fool's Overture’ o ‘Another Man's Woman’? ¿Qué manera de tocar la batería te gusta más?

BOB: Para mí no hay ninguna diferencia, simplemente soy yo tocando. Tal vez sea una cuestión de sonido o de producción. Nunca me he parado a pensar esto.

TLW: ¿Propusiste alguna vez realizar un solo de batería en algún tema de Supertramp? Era algo habitual en las bandas de los 70 y los 80, y de hecho Supertramp solía hacerlos con otros instrumentos pero nunca con la batería... ¿Por qué?

BOB: Yo nunca me he visto a mí mismo como un solista. Soy un músico de banda. Y creo que hay muy pocos baterías que estén tan interesados en sus solos.

TLW: ¿Supuso para ti ‘Brother Where You Bound’ un retorno (o acercamiento) a la manera que tenías de tocar la batería en el álbum ‘Crime of the Century’?

BOB: Bueno, en el caso de ’Brother’ solo tuve que trabajar sobre canciones de Rick, y él instintivamente deja más espacio para la batería. Además, Roger tenía un estilo diferente al de Rick. Era algo que siempre tuve en cuenta, y creo que logré capturar cada uno de sus respectivos estilos. Para mí, el estilo de Rick era más natural y nos compenetrábamos muy bien. También me encantaba el estilo de Roger, pero normalmente era más ‘agresivo’. De todas formas, creo que desarrollamos un buen entendimiento. ‘The Logical Song’ es un buen ejemplo: Roger tira de la canción, pero la batería consigue retenerla y darle peso. ‘Breakfast in America’ tiene un estilo muy ligero. Y en el otro lado está ‘Bonnie’. Por ejemplo, Rick nunca escribiría una canción con un estilo como ‘Give a Little Bit’ y Roger nunca escribiría una canción con un estilo como el de ‘Waiting So Long’. ¿Entiendes lo que quiero decir? Es algo sutil pero importante, y a mí me encantaban ambos estilos.

TLW: La mítica caja Ludwig Supraphonic que te ha acompañado durante tantos años es una parte esencial del sonido de Supertramp a lo largo de su historia… ¿Dónde y cómo la guardas?

BOB: Está en el almacén de mi casa, dentro de una caja de viaje. Mis cajas estaban preparadas para la gira que tuvo que ser cancelada a raíz de la enfermedad de Rick. Y, para tu información, iba a hacer la gira con un bombo de 24 pulgadas y con los mismos ‘toms’ que en 1985 y 1985. De color negro.

TLW: ¿Recuerdas qué baterías utilizaste en las giras de 1977, 1979, 1985 and 1988, así como su montaje y su color?

BOB: Desde ‘Crime’ hasta ‘Breakfast’ usé el mismo equipo, con la diferencia de que en la gira de ‘Breakfast’ el bombo pasó de 24 a 26 pulgadas. En 1979 añadí un tercer ‘tom’ elevado y un segundo ‘charles’. En 1985 usé tambores más pequeños, como un bombo de 20 pulgadas y ‘toms’ de 10-12-14-16-18. Me pareció que también sonaban muy bien. En 1985 tocábamos un tipo de música diferente y había un nuevo panorama, así que decidí poner una marcha más en el sonido. En 1988 fue lo mismo. Siempre Ludwig y la misma caja de confianza.

TLW: A lo largo de los años fuiste cambiando el equipo, con menos ‘toms’ elevados y más ‘toms’ de suelo… ¿Fue debido a algo específico?

BOB: Creo que en 1997 salí de gira con uno elevado y dos de suelo. No hubo ninguna razón especial. Es un montaje más tradicional que me gusta. Ahí cambié a Gretsch.

TLW: En algunas fotos del álbum 'Paris' aparece un enorme platillo a tu izquierda… ¿Qué era y para qué lo usabas?

BOB: Era un Paiste China de 24 pulgadas con remaches. Tiene un sonido suave que funciona muy bien en partes tranquilas. Me encanta cómo suena. Lo estoy usando con la banda en la que toco con Jesse y Todd Hannigan. Si le dedicas tiempo consigues un gran sonido.

TLW: En la gira de 1979 nos sorprendiste cambiando tu habitual estilo incrustado en la canción por otro más personal, con muchos rellenos a base de platillos o campanas que quedaban muy bien. Pero en 1988, cuando Supertramp utilizó un percusionista, eliminaste muchos de esos sonidos… ¿Prefieres tocar con o sin percusionista?

BOB: Sin percusionista, por las razones que bien apuntas. Prefiero darle color a todo por mi cuenta. Me gusta un par de ‘shakers’ o panderetas que aporten algo de ‘swing’, o algo de timbales y congas, pero eso es suficiente para mí. Fue impresionante ver a Steve Reid hacer su trabajo, es un músico increíble.

TLW: ¿Es el bombo de la gira de 2010 el más grande que has usado jamás?

BOB: Sí. Tenía 24 pulgadas pero era más ancho que el mío de 26.

TLW: En tu opinión, ¿cuál fue la mejor y la peor gira que hiciste con Supertramp? ¿Podrías identificar una gira en la que tocaste mejor que nunca?

BOB: Mirando retrospectivamente todas esas giras y aquellos viajes agotadores, no puedo quejarme mucho. ¡No puedo quejarme de nada! Por entonces algunas cosas eran como una patada en el culo, pero tenemos suerte de haber sobrevivido a aquellas aventuras. Creo que toqué bien en 1979, había una gran compenetración entre todos. Habíamos madurado y eso se notaba. Se puede percibir en el álbum ‘Paris’ y en el DVD ‘Live in Paris 79’. Hubo un gran espíritu a lo largo de esas giras y esos años. En 1983 fue menos gratificante debido al gran tamaño de los recintos donde tocábamos, pues es difícil establecer una conexión en un campo de fútbol. Prefiero ir de un sitio a otro tocando en auditorios cerrados que enseguida se caldean y se llenan de humo y donde el sonido de la banda retumba en las paredes. Y debo añadir que al escuchar el disco ‘Live 88’ y el ‘It Was the Best of Times’ de 1997 me doy cuenta de que tanto la batería como el resto de la banda suenan de puta madre. ¿Cuál es el mejor? Tú decides.

TLW: Cuando Supertramp vivió su primera desaparición en 1988, ¿sentías que la banda había sonado excepcionalmente bien a pesar de que esos no fuesen los mejores tiempos del grupo?

BOB: Sí. Aquella era una gran banda. Las cosas iban perfectamente dentro del grupo, eran los asuntos externos los que interferían.

TLW: En una entrevista de 2013 dijiste que ‘Rudy’ era una de las canciones que habías tocado más veces y menos te gustaba tocar por entonces, pero ese tema es un buen ejemplo de tu sentido del ritmo en el sonido de Supertramp: exacto, matemático, seco... ¿Por qué no te gusta tocar esa canción en directo?

BOB: Bueno, debieron cogerme en un mal día. No tengo ningún problema con tocar ‘Rudy’. Es un clásico de toda la vida que siempre es bien recibido por el público.

TLW: ¿Al tocar ‘Rudy’ te sincronizabas con el vídeo del tren o solo te guiabas por tu sentido del ritmo?

BOB: No, lo hacía sobre la marcha. En los viejos tiempos Dougie miraba la pantalla y me hacía un gesto que me servía de referencia. Después de 1988 era Rick quien me lo indicaba tocando un pequeño ‘riff’ de piano.

TLW: Tú solías tocar tempos medios-bajos, que es una forma bastante difícil de mantener la sincronización a lo largo de toda la canción… ¿Qué tal te llevas con el metrónomo? ¿Solías usar un metrónomo en los ensayos con Supertramp o en tu carrera en solitario?

BOB: No, nunca he tocado con metrónomo. Mi reloj es mi cuerpo, aunque en 2010 usamos una pista de ‘clicks’ para sincronizar ‘Dreamer’ con la iluminación. B.J. Wilson, de Procol Harum, es el mejor batería con un tempo lento que he conocido jamás.

TLW: Muchas de las bandas más famosas de los 70 y los 80 solían grabar en directo… ¿Grabó Supertramp algún álbum usando un metrónomo? ¿Y respecto a los conciertos? ¿Alguna vez tocaste con monitores de oído y metrónomo?

BOB: En la gira de 1997 nos hicieron usar auriculares a todos. Un gran avance para una docena de monitores. Y exceptuando lo que he mencionado antes, no, nunca he usado pistas de ‘clicks’ sobre el escenario ni en el estudio. No he ido más allá de las cajas de ritmos.

TLW: Eres un batería excelente, pero en tus discos en solitario has cantado y tocado teclados... ¿Cómo es tu relación con estos otros instrumentos? ¿Has aprendido a tocar otros o has mejorado tu nivel en alguno que ya conocías?

BOB: Gracias por el comentario sobre la batería. No soy un gran pianista, pero tengo cierta facilidad para encontrar acordes interesantes y jugar con ellos hasta que consigo algo que me guste. Primero escribo la música, y a veces es un coñazo tener que ponerle voz porque me encanta cómo suena. Me gusta tocar el piano y soy feliz haciéndolo por mi cuenta. Cantar es otra historia, y me costó bastante tiempo encontrar la mejor forma de hacerlo. No soy un cantante en modo alguno, pero creo que con mi voz logro ponerle la emoción adecuada a la canción.

TLW: ¿Cuál es la canción de tu discografía en solitario que más orgullo te produce a nivel compositivo, de arreglos o de ejecución?

BOB: Probablemente ‘Crazy in the Dark’.

TLW: ¿Es ese impresionante ritmo de 'C´est le Dip' el más complicado que has grabado jamás? ¿Existe una partitura?

BOB: Guau, de eso hace mucho tiempo… No lo sé. Hay muchas canciones de Supertramp que me resultan más complicadas, por ejemplo ‘Brother Where You Bound’. Pero en ‘C’est le Dip’ yo buscaba un sonido al estilo de Nueva Orleans, y ese ritmo está genial.

TLW: 'Glendale River' es un gran álbum, pero no está disponible CD... ¿No vas a publicarlo en formato físico?

BOB: Gracias. De vez en cuando pienso en hacerlo, pero debo admitir que no soy muy diestro en el tema. Mi hija se ha ofrecido para ayudarme, pero todavía no me he decidido. Tomaré tu pregunta como un motivo para hacerlo.

TLW: En un comunicado de hace unos meses decías que estabas pensando en la posibilidad de publicar un EP con algunos temas nuevos… ¿Estás trabajando en ello? ¿Cuántas canciones inéditas tienes?

BOB: Bueno, tengo unas cuantas, además de muchas piezas de música. Pero estoy ocupado haciendo otras cosas en mi vida. Nunca dejo de dedicarle tiempo, pero avanzo a paso de tortuga. Hay dos o tres que están completamente acabadas. ¡Intentaré hacerlo mejor! Siempre es un estímulo que tu música le interese a alguien.

TLW: ¿Hay alguna novedad sobre tu autobiografía, ‘The Best Seat in the House'?

BOB: Está terminada. Una vez más, el proceso que se requiere para publicarla es lo que me tiene hecho un lío. Lo tengo en mente, y creo que será interesante leerla. Primero necesito ensamblarlo todo, incluyendo un montón de fotos, y después podré publicar el libro. Gracias por preguntar.

TLW: ¿Quiénes son tus tres baterías de ‘jazz’ favoritos de todos los tiempos (o los que más te han influenciado)?

BOB: Bueno, veamos... Max Roach… Art Blakey... Y el batería del disco ‘Kind of Blue’ de Miles Davis… Y también diría que Gene Krupa… Hay muchos de ellos que no sé cómo se llaman.

TLW: ¿Qué te parece Neil Peart, el batería de Rush?

BOB: Es admirable el trabajo que ha debido hacer para tocar así, obviamente es un gran batería. No le he escuchado mucho, simplemente porque ‘Rush’ nunca ha sido una de mis bandas favoritas. Pero me quito el sombrero porque ha conseguido tener su propio estilo. Eso es genial para él, pues no se trata de algo sencillo.

TLW: ¿Quién es, en tu opinión, el mejor músico con el que has tocado? ¿Con qué músicos o artistas te gustaría tocar?

BOB: Definitivamente, mis compañeros de banda. Incluso aunque Dougie y Roger ya no estuvieran con nosotros, los músicos que reclutamos eran muy buenos, incluyendo a mi hijo Jesse. Uno de los artistas más impresionantes con los que he tocado (dos veces) es Gary Brooker. Está en otro mundo en cuanto a lo de ser un ‘músico’. Su obra y sus colaboraciones, que comprenden orquestas y música sinfónica, son excepcionales.

TLW: ¿Sigues tocando la batería a diario (o casi) solo por el placer de sentarte delante de ella, sentir las baquetas en tus manos, hacer que suene o incluso mejorar tu nivel?

BOB: No, no mucho. Sigo tocando algo, pero sin demasiada disciplina. Tocar la batería a solas es un aburrimiento. Necesito una banda.

TLW: ¿Podemos considerarte retirado o sigues siendo un músico en activo? ¿Volveremos a verte sobre el escenario?

BOB: Me considero semi-retirado. Todavía sigo tocando con Jesse y Todd Hannigan. En Diciembre daremos un par de conciertos.

TLW: Si se dieran las condiciones adecuadas, ¿estarías dispuesto a hacer otra gira mundial?

BOB: Por supuesto, sería capaz de hacer una gran gira. Me sigo sintiendo con fuerzas y activo. Me tomaría muy en serio prepararme para hacer ese trabajo.

TLW: ¿Cómo ves de probable la posibilidad de que Roger Hodgson vuelva a actuar bajo el nombre de Supertramp en el futuro?

BOB: Sería prudente decir “Sin comentarios”… Rick y nosotros, como Supertramp, hicimos varios discos y giras mientras Roger intentaba encontrar su sitio después de 1983. Fue estupendo verle emerger de nuevo en el año 2000, y yo disfruté mucho volviendo a trabajar con él después de tanto tiempo. Ahora, con la salud de Rick como algo que hay que tener en cuenta, estoy contento de que Roger siga portando la antorcha del grupo. Es increíble ver el gran número de giras y viajes que hace.

TLW: ¿Cómo es tu vida de abuelo? ¿Te gusta pasar tiempo con tus nietos?

BOB: Es lo mejor que hay. Disfruto de cada segundo que paso con mis nietos, y ya tengo siete. Gracias por preguntar.