Entrevistas en exclusiva

Angus Davidson en "The Logical Web" (Septiembre 2019)

Publicado en Entrevistas The Logical Web

Juan Lago y Abel Fuentes entrevistaron en exclusiva para THE LOGICAL WEB a Angus Davidson, ingeniero australiano que fue el responsable del sonido en directo de Supertramp en las giras de 1997 y 2002, además de haber colaborado regularmente con Crowded House y otros muchos artistas de primera línea.




TLW: ¿Cuándo y dónde naciste?

ANGUS: Nací en 1960, en Melbourne (Australia).

TLW: ¿Cómo fueron tus inicios en el mundo de la música?

ANGUS: A los 6 años de edad empecé a tocar el piano y la guitarra, y eso era lo único que quería hacer durante toda mi infancia. Dejé los estudios a los 15 años y me puse a trabajar en una tienda de música y en el mundo de los conciertos.

TLW: ¿Cómo comenzaste a trabajar como ingeniero de sonido?

ANGUS: Desde 1975 estuve ejerciendo un montón de roles dentro la industria musical, y en 1981 ayudé a diseñar y construir la primera sala de control LEDE en los estudios Sing Sing Recording de Melbourne. Enseguida empecé a trabajar como ingeniero y productor de discos en Australia, y luego colaboré en Los Angeles con David Foster, Humberto Gattica, John Potoker, Joe Chicarelli, Peter Wolf, Brian Malouf y Mike Shipley antes de regresar a Australia y continuar trabajando en Melbourne.

TLW: ¿Qué hiciste después de volver a Australia?

ANGUS: Firmé un contrato editorial con Mushroom Records en 1990 y comencé a trabajar con numerosos artistas australianos como John Farnham, Paul Kelly, Tina Arena, Ross Wilson y Sherine Abeyratne antes de que me ofrecieran hacer una gira mundial con Crowded House como ingeniero de sonido. Me pasé seis años saliendo de gira con ellos, y también colaboraba con otros muchos grupos cuando me lo permitían mis tareas en el estudio.

TLW: ¿Cómo conseguiste unirte a Crowded House?

ANGUS: En 1976 algunos de los tíos que yo había conocido cuando empecé en el mundo de los conciertos estaban trabajando con Split Enz, una banda que acababa de llegar a Australia procedente de Nueva Zelanda. Estuve con ellos varios años, primero como técnico de escenario y luego como ingeniero de sonido. También construí un estudio casero para el teclista Eddie Rayner, y durante algún tiempo él y yo estuvimos componiendo música juntos. Luego, cuando Split Enz se separó, Neil Finn vino a los estudios Sing Sing para grabar algunas maquetas y hacer audiciones de guitarristas.

TLW: ¿Participaste en la grabación de esas maquetas o en las audiciones?

ANGUS: En realidad llegué a tocar algunas partes de guitarra en maquetas que nunca verían la luz, pero esa es otra historia… Una de las canciones en las que participé, ‘Mean to Me’, sería incluída en el primer álbum de Crowded House debido a la insistencia de Hale Milgrim, que era el director de Capitol Records en Los Angeles.

TLW: Algún tiempo después fuiste galardonado con el premio ‘Ingeniero del Año’ por un concierto que Crowded House dio en Noviembre de 1996 delante de 165.000 personas en el Opera House de Sidney… ¿Qué recuerdas de aquella actuación?

ANGUS: Fue increíble, y eso que yo estaba muy jodido porque el equipo de representación y el promotor solo me habían proporcionado un Clair S4. El día que se debía celebrar el concierto hubo una enorme tormenta acompañada de un vendaval y tuvieron que posponerlo al día siguiente. Unas 10.000 o 15.000 personas ya se habían presentado allí, y muchos de ellos se marchaban en avión al día siguiente y se iban a perder el concierto, así que la banda decidió ofrecerles una actuación reducida entre la lluvia que fue impresionante. No se filmó ni se grabó, pero creo que fue uno de los mejores conciertos que dieron jamás. Los fans se mostraron muy agradecidos y fue un día muy emotivo para todos.

TLW: ¿Qué pasó al día siguiente?

ANGUS: Ese día esperábamos 35.000 o 40.000 personas, pero no dejaba de llegar más y más gente. Finalmente vimos que todos los muelles estaban repletos, y mi mujer, Giselle, que me había acompañado al concierto, me señaló los centenares de embarcaciones que estaban amarradas a ambos lados del Opera House. Toda esa zona de Sidney estaba colapsada, hasta que decidieron prohibir la llegada de más público.

TLW: ¿Cómo fue ese concierto definitivo?

ANGUS: Extraordinario y muy emocionante para todos los que llevábamos tanto tiempo trabajando con la banda. Ver de nuevo tocar a Paul Hester fue increíble, pues él era esencial en la interpretación de las canciones de Neil ya que con su ritmo aseguraba que Neil y Nick pudieran llevar esas melodías hasta lugares increíbles. Me encantaba mezclar el sonido de aquella banda, y en ocasiones su espontaneidad era un gran desafío.

TLW: En 1997 empezaste a trabajar con Supertramp en el tour “It’s About Time”… ¿Cómo entraste en el grupo? ¿Tuvo algo que ver con que Mark Hart tocase tanto con Supertramp como con Crowded House?

ANGUS: Sí. Como yo ya había trabajado durante varios años como ingeniero de sonido para Crowded House, conocía a Mark y él me pidió que me uniese a Supertramp en aquella gira.

TLW: Después de que Russel Pope dejara Supertramp en 1983, fue Norman Hall quien hizo de ingeniero de sonido de la banda hasta 1988… ¿Conoces a Norman?

ANGUS: Sí, conocí a Norman mientras hacíamos los ensayos para esa gira en las enormes instalaciones que él tiene en el Reino Unido. Se trata de un tipo muy agradable y servicial, y fue un gran apoyo para mi trabajo.

TLW: ¿Por qué no trabajó Norman en la gira de 1997?

ANGUS: Norman tenía su propio negocio, que requería toda su atención, y por eso me ofrecieron el puesto a mí. Tuve mucha suerte, porque aquella fue la primera gira en la que usamos el brillante sistema V-DOSC, que era toda una revelación en cuanto a sonido, y gracias a ello fui nominado para los premios TEC a ‘Ingeniero del Año’. La respuesta que recibíamos en todas partes era muy positiva y sirvió para apuntalar el enorme éxito que los ‘line arrays’ han tenido desde entonces.

TLW: ¿Qué equipo usaste en esa gira de Supertramp?

ANGUS: Tenía un Midas XL4 de 56 canales. También tenía una consola digital Yamaha O2R, que era todo lo contrario. La usé para algunos sonidos de percusión y retornos FX, pero la diferencia en calidad era enorme. Habría preferido contar con otra XL4, pero ocupaba demasiado espacio y perdíamos muchos asientos VIP entre el público. Yo ya había usado la XL4 en varias giras con Crowded House y con otros grupos. Un sistema muy coqueto de la firma alemana Westfalen Sound que disponía de cuatro secciones con Lexicon 224, DBX, BSS y todo lo demás.

TLW: ¿Cuál es tu opinión sobre aquella consola Midas?

ANGUS: La Midas XL4 sigue siendo mi consola favorita en cuanto a calidad del sonido. Era una consola excelente, lo último en tecnología pre-digital y en mi opinión la mejor consola analógica que ha existido jamás. Pesaba más de 400 kilos, así que era toda una bestia a la hora de transportarla… ¡Grande, pesada y preciosa!

TLW: En esa gira Supertramp tocó a principios de verano en Barcelona, Murcia, Malaga, Zaragoza, Valencia y Madrid… ¿Qué recuerdas de aquellos conciertos en España?

ANGUS: ¡Que fueron muy calurosos! Recuerdo que acabé el concierto de Madrid en pantalón corto porque el calor era insoportable. ¡Al sudar tanto mis gafas se empañaron enseguida, y yo tenía que secarme las manos y los brazos continuamente para evitar que la consola se quedase empapada! Fue algo brutal, pero un gran concierto en cualquier caso.

TLW: ¿Tienes más recuerdos de algún otro concierto español?

ANGUS: Otro recuerdo imborrable fue el concierto que dimos en una plaza de toros el día después de que se celebrase una corrida. También hacía mucho calor, y tuvimos que poner las cajas con el material sobre la arena enrojecida por la sangre de la noche anterior. El personal del recinto nos ayudó a descargarlo todo, pero en cuanto les regalamos unas camisetas de la gira la mayoría desaparecieron y solo cinco de ellos volverían al final del concierto para ayudarnos a recoger. Fue un día largo, duro y desagradable.

TLW: ¿Pudiste hacer algo de turismo en España?

ANGUS: Me encanta España, y recuerdo que tuvimos un día libre en Zaragoza y lo pasamos metidos en un bar de tapas. ¡Una comida exquisita y muy buena gente! La Sagrada Familia en Barcelona fue inolvidable, y la mejor paella que he comido jamas me la sirvieron en un restaurante junto a la playa de Valencia. ¡La comida es una de mis grandes pasiones!

TLW: En Septiembre de 1997 el grupo grabó tres de los cinco conciertos en el Royal Albert Hall que se usarían para el álbum en directo “It Was the Best of Times”… ¿Qué recuerdas de esos conciertos?

ANGUS: El Royal Albert Hall es un recinto que supone todo un reto a nivel acústico. Tiene forma oval, con tres anfiteatros y un palco muy alto. Recuerdo que al llegar allí empecé a preguntarme cómo iba a poder cubrir todo aquello. Finalmente decidí elevar el sistema e intercambiarlo, de modo que su parte izquierda abarcara el lado derecho de la sala y la derecha el izquierdo. Era la única forma que se me ocurrió para cubrir por completo todo el recinto. Funcionó muy bien, y las crónicas de los conciertos fueron fantásticas. Fue un gran riesgo, pero mereció la pena.

TLW: ¿Fue muy difícil conseguir el sonido adecuado después de que ya hubiera pasado un mes desde que finalizase la gira americana?

ANGUS: En realidad yo llegué de los Estados Unidos encontrándome fresco y preparado para el resto de la gira. Me pasé una semana pescando truchas en los famosos ríos de la parte alta del estado de Nueva York, así que estaba muy concentrado y tenía muchas ganas de volver al trabajo.

TLW: La gira de 1997 de Supertramp tuvo más de un centenar de conciertos entre los meses de Abril y Octubre… ¿Es la mayor gira que has hecho jamás?

ANGUS: En realidad fue aún mayor, si se tienen en cuenta las seis semanas de ensayos. Pasamos un mes en Arpajon (Francia) llevando a cabo todas las tareas de producción, ¡así que cuando finalizamos la gira yo llevaba casi diez meses fuera de casa! Era el mayor ‘tour’ que yo había hecho hasta entonces, y fue difícil despedirse después de tanto tiempo. También fue la gira más compleja desde el punto de vista de la producción del sonido. Yo tenía 93 canales activos en la mesa de mezclas, y debido a la historia de la banda había unos requerimientos muy concretos para cada canción.

TLW: ¿Cómo hacías los efectos de sonido?

ANGUS: Todos los efectos externos se controlaban mediante tecnología MIDI, así que yo podía utilizar efectos específicos en cada canción. ¡Además, también usaba la automatización del XL4 para algunas cosas que hoy en día se dan por sentadas con las consolas digitales! Era un sistema sofisticado que hacía exactamente lo que necesitábamos, y mi tarea era lograr que cada efecto sonara lo más parecido posible al de las grabaciones originales. Creo que estuvimos muy cerca de conseguirlo.

TLW: ¿Cuál era el horario en un día de trabajo de esa gira?

ANGUS: Un día normal comenzaba tomando una ducha sobre las 8 de la mañana, y después había que echar un vistazo al recinto junto mi ingeniero de sistemas, Johann Schreuder, para discutir qué sitios eran los más adecuados para colocar cada parte del sistema. Aunque a veces acabábamos dándonos cabezazos, Johann era un tipo genial y muy competente. Montábamos la mesa de mezclas sobre las 10 de la mañana, ajustábamos el sistema sobre la 1 o las 2 del mediodía, comprobábamos que todo funcionaba correctamente sobre las 3 o las 4 de la tarde y hacíamos las pruebas de sonido sobre las 5 o las 6.

TLW: ¿Cómo eran las pruebas de sonido?

ANGUS: Es curioso, porque llegó un momento en que el sonido en la mesa era tan predecible que podíamos saltarnos las pruebas de sonido. Me gustaba el reto de encender la consola sin haber escuchado cómo sonaba la banda, para ver si era capaz de conseguir la mezcla perfecta desde el inicio del concierto. Eso suponía una tensión adicional, pero también era muy excitante.

TLW: ¿Y los conciertos?

ANGUS: Los conciertos empezaban sobre las 8 o las 9 de la noche y acababan sobre las 10 o las 11. A continuación recogíamos la consola y asaltábamos el camerino de la banda. Cada noche solían tener ‘foie gras’ y una hermosa botella de vino francés Sauternes que apenas probaban, asi que mi querido colega australiano y técnico de escenario Dugald MacAndrew y yo llegábamos y arrasábamos con todo. ¡Fueron días muy felices! Luego, en el autobús de la gira, nos íbamos a dormir sobre la 1 o las 2 de la madrugada y al dia siguiente todo volvia a empezar.

TLW: ¿Trabajaste también en las giras que hizo Supertramp en 2002 y 2010?

ANGUS: Hice la de 2002, pero en 2010 me encontraba haciendo una gira mundial con Crowded House asi que no estaba disponible.

TLW: ¿Fue muy diferente la gira de 2002 respecto a la de 1997 en cuanto a equipo de sonido u otras caracteristicas?

ANGUS: El equipo que usamos en la gira de 2002 era básicamente el mismo, pero disponía de más procesos digitales y no sonaba tan bien. Ahora sé que el audio digital está muy lejos de ser tan bueno como el analógico, y esa fue la razón de que entre una gira y otra se perdiera calidad.

TLW: ¿Qué principales diferencias destacarías entre trabajar con Supertramp y con Crowded House?

ANGUS: Trabajar con ambos grupos no podía ser más diferente, pues eran polos opuestos. Crowded House era una banda totalmente controlada por Neil Finn a nivel musical. Cada día Neil podía sentarse en el camerino antes del concierto y elegir un repertorio nuevo. Dedicaba toda su atención a esa tarea, y la selección de canciones parecía ser una combinación del estado anímico en el que se encontraba, de los temas que estaban tocando mejor, del tipo de público que esperaba y de Dios sabe qué otras cosas. Le encantaban las bromas, pero tenía una ética laboral encomiable y una absoluta dedicación a su arte.

TLW: ¿Cuál es tu opinión sobre Neil Finn?

ANGUS: Es un gran intérprete y me proporcionó los momentos musicales más agradables de mi vida. Mezclar el sonido de Crowded House era algo más espiritual que técnico. No se trataba tanto de contar con sonidos individuales increíbles, sino de crear un panorama sonoro emocional en el que podías cerrar los ojos y relajarte como si estuvieses en un cómodo sofá. Pero de repente podía desatarse, y entonces tenías que abrocharte el cinturón para un viaje vertiginoso. A menudo podía cambiar el ‘set list’ después de un par de canciones e inventarse algo sobre la marcha o llevar a la banda hasta donde él quería a base de improvisaciones antes de volver a la canción original, dejándome impresionado. Neil es mi músico favorito y siempre estaría dispuesto a trabajar con él. Aunque ambos tuvimos unos cuantos encontronazos, sobre todo debido al volumen tan alto que él usaba para los amplificadores de su guitarra, es sin duda uno de los mejores compositores que he conocido en toda mi vida y fue un gran privilegio poder hacer ese viaje junto a gente con tanto talento.

TLW: Además de con Supertramp y con Crowded House, ¿con qué otros artistas internacionales has trabajado?

ANGUS: He salido de gira con Des’ree, Seal, Rodriguez, Leo Sayer, Count Basie Orchestra y todas las grandes orquestas australianas, Kimbra y muchos otros. También he trabajado en el estudio con Joni Mitchell, Julio Iglesias, Kenny Loggins, Seiko Matsuda, Tori Amos, Toni Childs, Robert Redford, Paul Sabu, INXS… La lista no tiene fin.

TLW: ¿En qué has estado trabajando últimamente?

ANGUS: Todavía me ocupo del segundo escenario de WOMADelaide, que es un gran festival de música mundial que se celebra en Adelaida. Pero me invitaron a unirme a la compañía KV2 Audio como director de soporte técnico para la zona Asia-Pacífico y Norteamérica, y eso me ha tenido muy ocupado desde 2017. Ahora no viajo tanto, aparte de los vuelos que debo tomar entre Australia, China, los Estados Unidos y Europa durante la mayor parte del año.

TLW: ¿Qué puedes contarnos sobre KV2 Audio?

ANGUS: La tecnología única de KV2 Audio proporciona un modelo totalmente nuevo en cuanto al realce del sonido y representa algunos de los diseños de audio más inteligentes e innovadores que he visto jamás. Cuando se usa adecuadamente, los resultados que estos sistemas producen son simplemente impresionantes. Espero desarrollar un programa de adiestramiento que les otorgue un mayor dominio a los usuarios de KV2 en todo el mundo. Ser parte del equipo que ha creado el VHD5 es muy excitante, y estoy seguro de que este sistema va a dar mucho que hablar.

TLW: ¿Qué planes de trabajo tienes para el futuro?

ANGUS: Espero que nuestro buque insignia, el sistema VHD5, pronto pueda hacer una gran gira mundial que cambiará el audio profesional de la misma forma que lo hizo el ‘line array’ pero con resultados incluso mejores. En mi humilde opinión este es sin duda el mejor sistema de amplificación que he conocido jamás, un producto absolutamente extraordinario. Aparte de eso, tengo mi estudio de masterización en Melbourne, que ha tenido poco movimiento debido a mis continuos viajes, y quiero usarlo para terminar un álbum que estoy grabando con mi hija Lily. Ella tiene una voz increíble y yo quiero registrarla.

TLW: ¿Sigues en contacto con alguien de Supertramp?

ANGUS: ¡Por supuesto, todavía hablo de vez en cuando con Mark Hart!

TLW: ¿Sabes por qué Neil Finn ha decidido no contar con Mark para la próxima reunión de Crowded House?

ANGUS: Aún no he podido comentar este tema con Mark, pero nadie sabe qué ha pasado realmente. Lo que sí sé es que Neil despidió a su representante australiano y ahora es el ‘management’ de Fleetwood Mac el que gestiona sus asuntos. Supongo que le han convencido de que la gira sería más grande si fuese Mitchell Froom quien toca los teclados.

TLW: Es de suponer que son momentos difíciles para Mark…

ANGUS: Se trata de algo increíblemente triste para Mark después de todos estos años, pero Neil siempre ha pensado primero en sí mismo. También he oído que Matt Sherrod no va a participar en la reunión pero sí lo harán Liam y Elroy, los dos hijos de Neil. Así que no será el Crowded House que conocemos y queremos.


La consola Midas XL4 que Angus usaba para mezclar el sonido en directo de Supertramp.