Entrevistas en exclusiva

Ted Leonard en "The Logical Web" (Abril 2019)

Publicado en Entrevistas The Logical Web

Juan Lago y Abel Fuentes entrevistaron en exclusiva para THE LOGICAL WEB al ingeniero de sonido Ted Leonard, que trabajó como técnico de escenario para Supertramp durante la gira "Famous Last Tour" de 1983 y ha colaborado con otros muchos artistas del mundo del 'rock'.

TLW: ¿Cuándo y dónde naciste?

TED: Nací el 12 de Enero de 1955 en Fall River (Massachusetts), y crecí en otra ciudad cercana llamada Taunton.

TLW: ¿Cómo fueron tus comienzos en el mundo de la música?

TED: A los 10 años empecé a tocar la guitarra, y a los 12 entré en mi primera banda. A los 13 di mi primer concierto como músico profesional, y a los 14 comencé a trabajar al salir de clase y los sábados en una tienda de música local. A los 15 compré junto a mis colegas de grupo un sistema de sonido y aprendí a manejarlo. A los 16 me uní a una banda formada por chicos mayores que actuaba todas las semanas en varios clubs nocturnos. A los 19 me gradué en electrónica, y a los 20 salí de gira con un grupo por primera vez. A los 22 me fui a vivir a Manhattan.

TLW: ¿Cómo fue tu estancia en Manhattan?

TED: Conseguí un trabajo como ingeniero de sonido en un pequeño club nocturno del barrio de Upper East Side donde se reunía gente del negocio de la música y actuaban artistas prometedores. Gracias a ello conocí a Jim Reeves, que fue mi mentor en cuanto a calidad de sonido, y salí de gira como ingeniero y técnico de escenario con la banda de Michael Shrieve, Novo Combo. También trabajé con Michael posteriormente cuando estuvo grabando el álbum “She’s the Boss’ de Mick Jagger.

TLW: ¿Cómo te uniste a la plantila de Supertramp para la gira “Famous Last Tour” de 1983?

TED: Cuando Novo Combo se separó después de grabar dos discos, Michael me presentó a Roger Hodgson, pues había estado trabajando con él en el que iba a ser su primer álbum en solitario. Roger estaba buscando un nuevo técnico para la guitarra, así que asistí a un ensayo y nos conocimos. Hicimos buenas migas y me pidió que fuera su técnico en la gira. Roger era una persona de voz suave, muy amable y espiritual.

TLW: ¿Cómo fueron los ensayos previos a la gira?

TED: Cuando llegué a Los Angeles para comenzar los ensayos, me encontré con que se habían retrasado porque Roger todavía estaba terminando su disco en solitario en Nevada City. Me pareció muy extraño que me hubieran contratado como técnico para la gira y no tuviera ningún material con el que trabajar. Recuerdo que Mick Berg fue muy amable conmigo al prestarme una de sus viejas cajas de viaje y la usé como mesa de trabajo para las guitarras.

TLW: ¿Cuál era tu trabajo exactamente? ¿Te ocupabas solo de las guitarras de Roger o también de otros instrumentos?

TED: Yo era el técnico de guitarra de Roger, monté sus amplificadores siguiendo las indicaciones de Russel Pope y también me ocupaba del mantenimiento y el afinado de las guitarras de Scott Page y Fred Mandel. Y en un momento de la gira tuve la satisfacción de poder ayudar a Russel, que estaba teniendo problemas con algunos acoples que se producían en el escenario.

TLW: ¿Cómo lo hiciste?

TED: Un día me encontraba sobre el escenario durante las pruebas de sonido y de repente noté una retroalimentación en el sistema de amplificación frontal. Me di cuenta de que los focos que iluminaban al público, que eran cajas de metal rectangulares que contenían unas luces tan potentes como las que usa un avión al aterrizar, reflejaban las frecuencias más altas del sistema de amplificación hacia el escenario. Alerté a Russel y él le pidió a los técnicos de iluminación que cubriesen la parte trasera de esas cajas con moqueta absorbente, logrando así eliminar esa reverberación. Siempre me gustaba ayudar a todo el mundo en lo que pudiera, pero siendo yo también ingeniero de sonido para mí fue muy especial poder ayudar a Russel.

TLW: ¿Qué guitarras utilizó Roger en aquella gira?

TED: Si la memoria no me falla, Roger usó una gran variedad de guitarras a lo largo de la gira mundial, entre ellas varias Gibsons, Guilds y Fenders.

TLW: ¿Cómo fueron tus primeros días trabajando para Supertramp?

TED: Se trataba de un equipo muy profesional y con mucha experiencia. A mí, siendo un novato y también uno de los pocos americanos, me resultaba un poco difícil relacionarme con los demás cuando no estábamos trabajando. ¡Yo creía que hablaba inglés hasta que me encontré en medio de un montón de británicos! Recuerdo que de repente alguien me decía algo y todos los demás se reían, pero yo no tenía ni idea sobre lo que me había dicho.

TLW: Es de suponer que aquello te resultaría bastante difícil…

TED: Al principio me pareció muy duro y frustrante, pero un día John Rivett me metió en la cabina de su camión y me explicó que si ellos me hacían bromas quería decir que les caía bien. Aquellos que no les gustaban eran completamente ignorados.

TLW: ¿Era tan complicado entender lo que decían?

TED: Es que a veces utilizaban un lenguaje que era muy confuso para mí. Se trataba de una jerga llamada Cockney en la que utilizaban palabras que rimaban con otras, al estilo de lo que hacían los tenderos en algunos mercados de Londres para que los clientes no se enterasen de lo que hablaban entre ellos. Solían ser frases de dos palabras, de las que una rimaba con la palabra en cuestión y la otra no, y después usaban la que no rimaba. Hasta que pude aprender algunas de esas frases, no entendí nada.

TLW: ¿Por ejemplo?

TED: A los americanos nos llamaban 'septics'. 'Septic' era la abreviatura de 'septic tank' (‘fosa séptica’), que rimaba con 'American Yank' (‘yanqui americano’). Algo bastante complicado, sobre todo cuando no estás familiarizado con las frases más comunes. Por ejemplo, ‘frog and toad’ (‘rana y sapo’) significaba ‘road’ (‘calle’), y decían “He’s gone down the frog” (“Se ha ido rana abajo”). O ‘plates of meat’ (‘platos de carne’) significaba ‘feet’ (‘pies’), y decían “Get your plates off the table!” (“¡Quita los platos de encima de la mesa!”). O ‘dog and bone’ (‘perro y hueso’) significaba ‘phone’ (teléfono), y decían “He’s on the dog” (“Está en el perro”).

TLW: Un poco complejo, ¿no?

TED: Es más fácil cuando te acostumbras. Yo también me inventé una expresión y empecé a llamarles ‘piles’ (‘montones’) a partir de ‘piles of shit’ (‘montones de mierda’), que rimaba con ‘Brit’ (‘británicos’). Reírse de los demás es una vieja tradición en las giras, y yo la experimenté prácticamente en todas las que hice después de Supertramp. La idea es ayudarte a tener tu ingenio despierto y dar una respuesta rápida y ocurrente cuando alguien te insulta. Una especie de intercambio de golpes verbal. Solíamos decir: “Si tus amigos te lo ponen fácil, tus enemigos lo tienen chupado”.

TLW: ¿Trabajaste a lo largo de toda la gira o solo en una parte de ella?

TED: Hice toda la gira… Primero los ensayos en Los Angeles, luego los conciertos en Europa y después los de Estados Unidos y Canadá.

TLW: ¿Tienes algún recuerdo especial de los conciertos en España?

TED: El concierto en España que recuerdo fue en una especie de plaza de toros. Ese lugar no estaba preparado para albergar un concierto de ‘rock’, y alquilaron varias casas de las proximidades para montar los camerinos, la zona de catering y la oficina de producción. Aquel concierto se me quedó grabado en la memoria porque durante el montaje de la grúa que usábamos para colocar la pantalla de proyecciones sobre el escenario una de sus patas rompió una tubería del alcantarillado. No es necesario decir que el aroma que se respiraba no era precisamente agradable, pero el entusiasmo del público durante el concierto superó todos los inconvenientes.

TLW: ¿Puedes contarnos alguna anécdota de tu época en Supertramp?

TED: Bueno, recuerdo que los tres enormes paneles que se usaban como telón de fondo detrás de la banda estaban repletos de pintadas hechas por la gente del equipo, la mayoría de ellas muy divertidas. Nuestro responsable de escenario, Steve Payne, siempre te decía lo mismo cuando ibas a hablar con él: “Do be brief” (“Sé breve”), y una de aquellas pintadas decía: “’To do is to be’ (Sócrates) - ‘To be is to do’ (Platón) - ‘Do be do be do’ (Frank Sinatra) - ‘Do be brief’ (Steve Payne)”.

TLW: ¿Te disfrazaste alguna vez sobre el escenario?

TED: Sí, y me encantaba que la banda viajara con una enorme caja llena de disfraces. Todas las noches algunos miembros del equipo se disfrazaban y aparecían en el escenario durante la interpretación de "Fool's Overture". Yo elegí una máscara de anciano que me cubría toda la cara y una especie de toga de color marrón. Recuerdo que la primera noche que la usé me di cuenta de que si no quería pasar desapercibido tenía que hacer algo importante, así que se me ocurrió ponerme a dar vueltas por todo el escenario mientras agitaba los brazos y movía la cabeza.

TLW: ¿Siempre hiciste ese personaje?

TED: Sí. Una noche la máscara se me metió en un ojo y perdí una de mis lentes de contacto. ¡Menos mal que conseguí localizarla en una esquina del escenario después del concierto! Al final de la gira, en una charla con Mick Berg, le conté que era yo el que se disfrazaba de anciano y me dijo que todos se preguntaban quién hacía ese personaje. Cuando me disfrazaba siempre tenía mucho cuidado de que nadie me viera. Por cierto, me dijo que le gustaba mucho mi representación.

TLW: ¿Cuándo dejaste de trabajar para Supertramp?

TED: Dejé de trabajar con ellos cuando acabó la gira, y Roger me escribió una carta muy bonita agradeciéndome mis servicios. Rick Davies y su esposa Sue me siguieron pagando unas semanas más y así pude conducir uno de sus coches de punta a punta del país. Iban a regalárselo al hermano de Sue, que estaba visitándoles en Los Angeles por entonces, y querían tenerlo allí para que pudiera usarlo. Cuando terminó su visita me pidieron que se lo llevara hasta su casa en Long Island, y gracias a ello tuve la oportunidad de ver algunos lugares espectaculares, entre ellos el Gran Cañón. Por cierto, mientras recorría aquel lugar vi a un tío que llevaba una camiseta de Supertramp. ¡Era Tony Shepherd! Qué pequeño es el mundo…

TLW: ¿Cuál fue tu mejor momento con Supertramp?

TED: Diría que el concierto en el Waldbuhne de Berlín occidental. Roger dedicó “Give a Little Bit” a la gente del Berlín oriental que no podía escuchar esa música, y todo el público encendió cerillas y mecheros que iluminaron aquel anfiteatro con un resplandor escalofriante. Fue un momento mágico.

TLW: ¿Y el peor?

TED: Probablemente en Toronto, cuando el proyeccionista no hizo bien su trabajo y permitió que el operador de la grúa dejase la pantalla gigante en una posición paralela al escenario, en vez de colgarla con un cierto ángulo tal como estaba indicado para evitar que se acumulase agua encima de ella en caso de lluvia. Como es de suponer, estuvo lloviendo toda la noche.

TLW: ¿Qué pasó al día siguiente?

TED: A primera hora de la mañana me despertaron y me pidieron que bajara inmediatamente al vestíbulo del hotel porque se había producido un grave contratiempo. Cuando llegamos al lugar del concierto, la pantalla era como una gigantesca piscina suspendida encima del escenario. Poco después escuchamos un ruido ensordecedor, pues los cables elásticos que se usaban para fijar la pantalla a su estructura cedieron por el peso del agua. Biggles y Neil Glover, que estaban justo debajo, fueron arrastrados por un torrente de agua. Un auténtico océano barrió todo el escenario pero, gracias a que siempre tomábamos precauciones por si llovía, el equipo apenas sufrió daños.

TLW: ¿Qué tipo de precauciones?

TED: Siempre teníamos a mano rollos de polietileno para proteger nuestros espacios de trabajo. Yo había preparado cubiertas de plástico a la medida con las que embalaba los amplificadores y el soporte de las guitarras de Roger. Cuando él llegó al recinto unas horas más tarde me preguntó por los daños que había sufrido su equipo. Daba la impresión de que se temía lo peor, y me complació informarle de que no había que lamentar ningún percance.

TLW: ¿Cómo resumirías tu experiencia con Supertramp?

TED: Como he dicho, aquella plantilla era muy profesional. Siendo yo nuevo en la industria de las giras mundiales, decidí mantener la boca cerrada y los ojos abiertos. Aprendí mucho de todos ellos sobre la forma de producir un espectáculo de esa magnitud.

TLW: Mucha gente que trabajó para Supertramp en aquella época dice que el grupo era una especie de ‘gran familia’… ¿Estás de acuerdo?

TED: Sí, era una familia muy numerosa y, aunque yo era un nuevo fichaje, me dieron la bienvenida como si fuera uno de ellos. A pesar de las dificultades iniciales con el idioma que he mencionado, siempre fueron muy amables conmigo y me hicieron sentir como uno más de la familia. Sin embargo, mi instinto me decía que algo estaba ocurriendo, y desde el primer momento fui consciente de las tensiones que había dentro de la banda.

TLW: ¿Quieres decir que percibiste tensiones relacionadas con la inminente marcha de Roger y sus diferencias con Rick?

TED: Sí, pues daba la impresión de que se estaban formando dos bandos diferentes entre el personal: los que se iban a marchar con Roger y los que se iban a quedar con Rick. Pero eso no afectó al espectáculo ni al ambiente que había en el equipo. Siempre hubo una gran profesionalidad y todo el mundo disfrutó de la experiencia.

TLW: ¿Cuál es, en tu opinión, la clave del éxito de Supertramp?

TED: Mi opinión, que es la de uno de los miembros más nuevos del equipo, es que Rick y Roger eran como John Lennon y Paul McCartney. Rick tenía influencias del ‘blues’, mientras que Roger representaba un ‘pop’ encantador. Como entidades separadas, ninguno de ellos tenía la fuerza que alcanzaban juntos. Lo dulce y lo salado, el ’pop’ y el ‘blues’, fue la combinación que les hizo triunfar.

TLW: ¿Qué piensas sobre el acuerdo verbal entre Rick y Roger al que suele referirse Roger para alegar que Supertramp no debería tocar sus canciones?

TED: Creo que Rick se equivocó al faltar a su palabra de honor tras haberle prometido a Roger que no tocaría sus canciones si se quedaba el nombre Supertramp en propiedad, pero por otra parte era estúpido pensar que ese acuerdo iba a ser cumplido. Tener el nombre de la banda sin poder tocar algunas de sus canciones más emblemáticas no tiene demasiado valor, y Roger se equivocó al no plasmar ese acuerdo por escrito.

TLW: ¿Seguiste a la banda tras la marcha de Roger, o la carrera de éste como solista?

TED: Durante algunos años estuve siguiendo a Roger a través de Facebook, pero cuando las cosas se volvieron desagradables dejé de hacerlo. Había una gran hostilidad entre los fans porque Rick contaba con otro cantante de voz aguda para interpretar las canciones de Roger en directo, y se le acusaba de hacer publicidad engañosa de los conciertos de Supertramp. Todo me parecía demasiado negativo, así que dejé de seguirles.

TLW: ¿Has trabajado con otros artistas de ‘rock’?

TED: Después de Supertramp, entre 1984 y 1993, hice una larga carrera como técnico de escenario e ingeniero de sonido, trabajando para numerosos artistas entre los que se encontraban Billy Joel, The Waterboys, Joe Jackson, Hall & Oates, Laurie Anderson, Smokey Robinson, Bruce Springsteen, John Cale, Lou Reed y Foreigner.

TLW: ¿Cuál de ellos fue tu favorito y por qué?

TED: La de Supertramp fue mi primera gran gira mundial, pero si tengo que elegir un artista me quedaría con Laurie Anderson. Nunca he colaborado con una persona tan inteligente, trabajadora, creativa y cariñosa como ella. Para mí se encuentra en lo más alto del escalafón, y todavía seguimos siendo amigos después de tantos años.

TLW: ¿En qué estuviste trabajando después de 1993?

TED: En 1993 me instalé en Finlandia y hasta 2005 estuve trabajando como director de servicios para RMC Show Service, una compañía de alquiler de equipos de iluminación y sonido. Soy el primer técnico que fue certificado por VariLite en Finlandia, y en 2006 empecé a trabajar para la cuidad de Vantaa, como diseñador de luces e ingeniero de sonido en Vernissa, la casa de la cultura municipal.

TLW: ¿A qué te dedicas actualmente?

TED: Ahora mismo estoy escribiendo las memorias de mis más de 50 años de carrera. He tenido la suerte de vivir una vida maravillosa y espero poder compartir una parte de ella con todos aquellos que estén interesados en leer mi historia.

TLW: ¿Quiénes fueron tus mejores amigos en Supertramp? ¿Tuviste una relación especial con algún miembro de la banda o del equipo técnico?

TED: Disfruté mucho trabajando con Russel Pope, Spy Matthews, Ian ‘Biggles’ Lloyd-Bisley, Tony Shepherd, Ken Allardyce y Smoother Smyth, con cuya hija Stephanie estuve hace unos años cuando visitó Finlandia. Me he mantenido en contacto con casi todos ellos a través de Facebook, pero no con Roger ni con ningún otro miembro de la banda.

TLW: ¿Sabías algo sobre la enfermedad de Russel?

TED: No. Me quedé muy triste cuando Russel falleció. Eramos amigos en Facebook, y me encantaban sus publicaciones y sus comentarios pero no tenía ni idea de que estaba luchando contra el cáncer. Para mí fue una gran conmoción leer el mensaje de su hermano en el que anunciaba que acababa de volver a casa desde el hospital después de acompañar a Russel en sus últimas horas de vida.

TLW: ¿Qué piensas de Russel como ingeniero de sonido?

TED: Russel fue un ingeniero de sonido extraordinario que no recibió el reconocimiento que merecía por su impresionante trabajo con Supertramp. Unos meses antes de su muerte tuve el privilegio de ponerle en contacto con otro ingeniero de sonido al que había conocido e inspirado hace muchos años. Se trata de Robert Scovill, que trabajó con Prince, Def Leppard y Matchbox Twenty, y fue el ingeniero en directo de Tom Petty durante casi 25 años.

TLW: ¿Cómo conoció Robert a Russel?

TED: A la tierna edad de 14 años Robert presenció un concierto de Supertramp y, tras quedarse maravillado por el sonido de la banda, se acercó a la mesa de mezclas para ver cómo eran la persona y la consola que lo habían hecho posible. Russel le invitó a echar un vistazo y le enseñó cómo funcionaba, lo que le animó a dedicarse profesionalmente a ello. Tras la muerte de Russel, Robert le escribió un bonito tributo que puede leerse aquí.


Ted Leonard, probando una guitarra durante unas pruebas de sonido de la gira europea de 1983.


Carta dedicada por Roger Hodgson a Ted Leonard tras la conclusión de la gira "Famous Last Tour".