Entrevistas

Richard Palmer en "Projekction" (Noviembre 1993)

Publicado en Entrevistas

Extracto de la entrevista realizada por Bill Murphy a Richard Palmer, guitarrista de la primera formación de Supertramp, para la web musical "Projekction".

PREGUNTA: Cuéntanos algo sobre los inicios de tu carrera… ¿Qué estuviste haciendo antes de trabajar para King Crimson?

RICHARD: Me hice profesional a finales de los años 60 en Inglaterra. John Wetton y yo éramos amigos del colegio y formamos juntos nuestra primera banda profesional, pero no tuvo éxito. Tal vez éramos conscientes de la importancia que tenía para un músico escribir sus propias canciones, pero nos conformábamos con dar conciertos y tocar temas de otros artistas. Hasta que nos dimos cuenta de que aquello no funcionaba.

PREGUNTA: ¿Cómo era el panorama musical inglés de la época?

RICHARD: Corría el año 1969 y en Londres existía una gran actividad musical. Había una especie de nueva ola con una actitud muy liberal que estaba interesada en todos los estilos: rock, blues, folk… Montones de bandas daban conciertos continuamente en todo tipo de pubs, clubes y bares.

PREGUNTA: ¿Qué ocurrió entonces?

RICHARD: Cuando John Wetton y yo nos rendimos tras nuestro primer intento por hacernos músicos profesionales, empezamos a asistir a muchas audiciones. Era el verano de 1969 y yo superé la audición que hicieron para formar Supertramp. Así que yo fui uno de los miembros fundadores de lo que acabaría convirtiéndose en Supertramp el año siguiente.

PREGUNTA: ¿Cuánto tiempo estuviste en Supertramp?

RICHARD: Formé parte de Supertramp durante los primeros dieciocho meses de existencia del grupo, y grabé con ellos el primer álbum. En aquella época inicial, que estaba enfocada sobre todo a dar conciertos, actuamos muchas veces en Alemania y en Suiza. Se trataba de intentar conjuntar a la banda.

PREGUNTA: ¿Por qué dejaste el grupo?

RICHARD: Después de publicar ese álbum, que no tuvo mucho éxito, empezamos a pasarlo mal. Estábamos de gira continuamente y, como apenas teníamos dinero, nos veíamos obligados a vivir juntos. Aquel batiburrillo de personalidades tan diferentes acabó convirtiéndose en algo explosivo. No nos llevábamos nada bien y, después de varios rifirrafes con otros miembros del grupo, me marché.

PREGUNTA: ¿Te arrepientes de ello?

RICHARD: No. En realidad, aquel no era el tipo de música que yo quería hacer, aunque en sus comienzos la música de Supertramp era mucho más experimental de lo que sería después. Pero yo no me sentía identificado con ella.

PREGUNTA: ¿Qué hiciste tras abandonar Supertramp?

RICHARD: Me encontré sin trabajo y sin saber qué hacer. Decidí marcharme a Alemania porque en ese país había conocido a mucha gente tocando con Supertramp, y tenía más amigos allí que en Inglaterra. Así que esperé con impaciencia el momento de poder irme y viajé hasta Munich un fin de semana. Mi idea era gastarme el poco dinero que me quedaba en una buena juerga y después ponerme a buscar trabajo de lo que fuera.

PREGUNTA: ¿Cómo empezaste a ganarte la vida en Alemania?

RICHARD: Durante la década de los 70 tuve un montón de trabajos ocasionales, sobre todo como autor de música para películas. Y la mayoría de los músicos con los que trabajaba me pedían que escribiera las letras para sus canciones. Simplemente porque el inglés era mi lengua materna, y en Europa se había puesto de moda escribir canciones en inglés. Así que todo el mundo me lo pedía. Tuve suerte de que algunas de esas canciones triunfaran, y acabé convirtiéndome en autor de letras a tiempo completo, también durante los años 80. Y una de esas muchas bandas para las que escribí letras fue King Crimson.

PREGUNTA: ¿Conocías a King Crimson antes de empezar a escribir letras para el grupo?

RICHARD: Claro que sí. El primer álbum, “In the court of the Crimson King”, fue un auténtico bombazo en Inglaterra. Por aquel entonces, en 1969, durante mis primeros meses con Supertramp, todos los miembros del grupo estuvimos viviendo juntos en una casa de campo, y escuchamos ese disco un montón de veces. Teníamos una docena de vinilos, y ese era uno de los que casi siempre estaba en el plato del tocadiscos.

PREGUNTA: ¿Sigues viviendo en Munich?

RICHARD: Hace seis años me marché a vivir al campo, lejos de la ciudad, aunque sigo en la zona de Bavaria. Desde que estoy aquí, las cosas han cambiado un poco. Según te alejas de la ciudad, tiendes a cambiar tu forma de ver muchas cosas. Aquí empecé a interesarme por las posibilidades de grabar y producir tus trabajos por cuenta propia, utilizando la tecnología actual. A veces me pregunto qué es lo que habría podido hacer King Crimson hace veinte años, en la época del Mellotron, si hubiera dispuesto de todas estas herramientas de las que disponemos ahora.