Entrevistas

Marty Walsh en "Celebrity Cafe" (Septiembre 2000)

Publicado en Entrevistas

Dominick A. Miserandino entrevistó para el portal de noticias "Celebrity Cafe" al que fuese guitarrista de Supertramp en los años 80 Marty Walsh.

PREGUNTA: ¿Se sorprenderán tus fans de Supertramp cuando escuchen tus últimos trabajos?

MARTY: No estoy seguro de que vayan a sorprenderse mucho. Antes de trabajar con Supertramp, participé en numerosos discos y siempre había grandes diferencias de estilo entre unos artistas y otros. Mi último trabajo importante, que está disponible para el público, fue mi álbum “The key”, que hice junto a Billy Sherwood, antiguo miembro de Yes, y en Alemania fue publicado por MTM. Este proyecto es una especie de híbrido entre música pop y progresiva. También he participado recientemente en el nuevo álbum de Leann Rimes, “Sitting on top of the world”, que es una mezcla de música pop y country. Así que como intérprete siempre he sido bastante variado y creo que los fans de Supertramp lo saben.

PREGUNTA: ¿Qué tal fue tocar con Leann Rimes, especialmente después del gran éxito que ha alcanzado recientemente?

MARTY: Ya hace 12 años que conocí en los estudios Rosewood de Texas a los músicos que colaboran con ella, y siempre lo hemos pasado bien trabajando juntos. Mi trabajo ha sido increíblemente tranquilo y grabado aparte, no he coincidido con Leann, pero creo que el disco es muy bueno y estoy muy contento con el resultado de mi aportación. Voy a grabar cinco canciones más dentro de unos meses, y esta vez sí será junto a Leann y su banda. Tengo muchas ganas de que llegue ese momento.

PREGUNTA: ¿Te molesta que tu trabajo en ese álbum pueda pasar desapercibido?

MARTY: ¿Desapercibido en qué sentido? Si quieres decir que mi guitarra puede pasar desapercibida respecto a la vocalista, creo que se trata precisamente de eso. Como músico, mi trabajo es dar apoyo al cantante y a la canción. En realidad, en muchas sesiones he tocado algo que suena realmente bien, pero me han dicho “tu interpretación le resta protagonismo al cantante”. Y eso es algo que no debes hacer mientras no llegue tu solo de guitarra... No, no me preocupa pasar desapercibido, siempre estaré agradecido de ganarme la vida con esto.

PREGUNTA: De tus tres experiencias musicales (Supertramp, Nickelodeon y Lucias), ¿de cuál guardas mejores recuerdos?

MARTY: Tengo grandes recuerdos de todos ellos. Trabajar con Supertramp fue probablemente lo más emocionante debido a los viajes y a los conciertos. No hay nada como salir a un escenario a oscuras, ver cómo se encienden las luces y oir el rugido del público. Es algo impresionante. Hacer el programa de televisión “Roundhouse” en el canal Nickelodeon también fue maravilloso por la gente que trabajaba allí y por el reto de componer la música  para el programa cada semana. Este fue el trabajo que me resultó más doloroso dejar, porque nos habíamos convertido en una familia. Y “Lucias” es mi propio proyecto en solitario y lo hice en el estudio, por tanto con muy pocas interpretaciones en directo.

PREGUNTA: ¿Esperas actuar en directo durante las próximas fechas?

MARTY: Estoy dando algunos conciertos en la zona de Boston con mi banda de blues, soul y funk Peanut Funker And Jam. Pero en cuanto a salir de gira no sé que nos deparará el futuro.

PREGUNTA: Parece ser que en todas partes se habla de Roger Hodgson y Rick Davies... ¿Alguna vez te has sentido abrumado por haber formado parte de la historia de la música con Supertramp?

MARTY: No, en absoluto. Me gusta haber sido conocido por eso y estoy muy agradecido por haber tenido esa oportunidad. Por supuesto que tocar con Supertramp ha sido uno de los momentos más importantes de mi carrera, pero esos tipos son amigos míos y tienen los pies en el suelo, así que es muy fácil para mí ver aquello simplemente como otra etapa de mi trabajo.

PREGUNTA: ¿Recuerdas alguna ocasión que demuestre que eran más humanos que otros?

MARTY: Bueno, la primera vez que coincidí con los miembros de Supertramp en 1981 estuvimos haciendo algunas improvisaciones en casa de Bob Siebenberg. Fue durante aquellas primeras experiencias cuando me di cuenta de que eran unos tipos con los pies en el suelo. Con mucho talento, pero con los pies en el suelo.

PREGUNTA: ¿Qué otros trabajos has tenido al margen de la música?

MARTY: Nunca he hecho nada al margen de la música, excepto cuando era un niño y trabajaba como repartidor de periódicos. Pero desde que era un adolescente me he dedicado a esto.

PREGUNTA: ¿A qué te dedicarías si la música no formase parte de tu vida?

MARTY: Quién sabe… No puedo imaginarme una vida sin música, y no hay otra cosa en la que me gustaría trabajar.

PREGUNTA: ¿Para qué fuiste a la escuela?

MARTY: Cuando aprendí a tocar la guitarra en el instituto lo hice de oído. Era capaz de tocar muy bien, pero no tenía ni idea sobre los mecanismos de la música. Era consciente de que si quería hacer algo en el mundo de la música tenía que aprender todo lo que pudiera. Sabía que por cada persona que hacía carrera en la música, había cientos que lo intentaban una y otra vez sin llegar a ninguna parte. En cierto modo recibí una educación musical para “tener algo en lo que apoyarme”, como muchos padres les decían a sus hijos que eran aspirantes a músicos. Así que según avanzaba el tiempo tuve varias oportunidades de trabajar en un estudio, algo que no habría podido hacer sin una educación musical.