Más cosas

La remasterización: explicamos en que consiste un disco remasterizado.

Publicado en Más cosas

Por XABIER VALENCIA


Ahora que Supertramp está lanzando la mayoría de sus discos remasterizados, y además muchos de ellos remasterizados una y otra vez; quizás deberíamos saber en que consiste el proceso, y si relamente es algo tan valioso y que se nota tanto en la calidad del CD. Vamos a explicarlo...

LA MASTERIZACION

La masterización es un proceso que se aplica a la mayor parte de las grabaciones de audio comerciales, ya sea la música que se escucha en la radio, el audio de las películas de cine o televisión o el de los títulos en soporte CD-ROM y DVD. Es un proceso que trata de estandarizar el sonido de cualquier grabación para que pueda ser reproducido en cualquier equipo de sonido; ya sea un pequeño transistor de radio, los grandes equipos de sonido de las discotecas o el radiocassete de su coche, conservando las mismas cualidades sonoras. ¿Cuántas veces se ha sorprendido al darse cuenta de que la grabación que sonaba tan bien en el equipo alta fidelidad de su casa no resulta tan equilibrada al escucharla en el equipo de música de un amigo? Desde hace tiempo, la masterización se ha convertido en el nexo entre el estudio de grabación y la planta de duplicación, con la consiguiente aparición de estudios de masterización y postproducción; parecidos a los clásicos estudios de grabación, pero con equipos y técnicos especializados en este proceso. Con la masterización pueden resolverse deficiencias en la ecualización de las grabaciones, reparar grabaciones antiguas o de mala calidad o simplemente dar coherencia a un disco formado, por ejemplo, por varias grabaciones realizadas en diferentes estudios, por diferentes técnicos de sonido, con diferentes tipos de monitores y en las que aunque todas suenan bien por separado, no acaban de sonar de manera coherente cuando son reproducidas en el contexto de un único CD.

La masterización es el proceso final de corrección y realce del proyecto de audio, previo a la etapa de creación de la matriz (glass mastering) en la planta productora de CDs. Veamos en detalle en qué casos su mezcla de estudio necesitaría de un mayor refinamiento:

Luego del proceso de mezcla, que pudo demandarle varias semanas, es común observar diferencias en imagen estéreo, rango dinámico o balance tonal. Comparando la mezcla con otras referencias, pueden encontrarse falta de transparencia, vitalidad o espacialidad. En otros casos, hallar ruidos indeseables, seseo o distorsión que deben eliminarse. Tal vez con una nueva mezcla se podrían mejorar algunos de estos elementos, pero no siempre es factible, especialmente si ya se ha alcanzado un buen balance.

La acústica y monitoreo impecable de un buen estudio de masterización pueden revelar los detalles en extremo de su trabajo. El resultado de esta sesión previa es una edición acabada de la mezcla en stems (grupos de pistas) que permiten, luego, una masterización mucho más fina y detallada. Pero más importante aún, dispondrá de un staff de ingenieros de sonido experimentados que prestan su oído fresco, fuera del estudio de grabación, quienes sabrán dar los toques finales que un master necesita.

El ingeniero de masterización, además de ser un experto en herramientas de procesamiento de audio, debe ser musicalmente cualificado, capaz de entender el carácter y el estilo de las piezas musicales. Al formar parte de un ámbito creativo, -además de técnico- los mejores resultados se alcanzan cuando conocemos el criterio estético de su proyecto, sus metas y su contexto comercial. Sólo así, se puede lograr una mejora estética y técnica, sin alterar el trabajo original del compositor, orquestador y productor. También puede que sea necesario hacer cambios en la secuencia de temas, ajustes en el nivel o en la dinámica, por lo que este diálogo creativo puede incluir más de un CD de referencia. Las revisiones son parte del proceso.

Algunos aún piensan que la masterización es un proceso rutinario y a veces, hasta innecesario. Deseando bajar costos, confían su mezcla a computadoras hogareñas para procesamiento y alteraciones esenciales, terminando en un CD que suena peor que la propia mezcla. Por el contrario, durante una buena sesión de masterización, con excelentes condiciones acústicas, herramientas de sonido de primera, un ingeniero experimentado puede mejorar considerablemente la calidad, el balance tonal, el rango dinámico y microdinámico, obteniendo prácticamente una “nueva” mezcla. Esto no implica sobreestimar la importancia del proceso de masterización que, por cierto, es un esfuerzo considerable. Necesitamos buen material, buenos músicos, buena orquestación y buenos ingenieros de sonido, tanto como necesitamos una buena masterización. Debemos considerar la masterización como un paso final esencial en el proceso de creación de un disco.

Herramientas y Procesos

1.- Reparación de audio en mal estado.

Uno de los procesos de masterización es el de la reparación de grabaciones antiguas o de poca calidad para actualizarlas al formato digital. Existen herramientas para eliminar ruidos indeseados como pequeñas distorsiones, fragmentos de audio dañados o el soplo de las grabaciones analógicas (ruido producido por las cintas de grabación).

Declickers.-

Al transferir grabaciones de discos de vinilo es imposible evitar los pequeños “clics” que produce la aguja lectora. A través del declicker podrá eliminar estos ruidos sin que el proceso afecte al resto del audio. También puede utilizarse para eliminar otros ruidos puntuales como pequeños picos de distorsión o “drops” (errores digitales de la grabación que resultan audibles). Fabricantes de software como Steinberg o TC-Works disponen de este tipo de plug-in.

Denoisers.-

El ruido de fondo producido por el siseo de las cintas analógicas o el soplo de los preamplificadores u otros equipos analógicos puede eliminarse a través de los Denoisers. Normalmente, éstos necesitan diferenciar lo que es ruido de lo que no lo es, por lo que resulta recomendable grabar un fragmento del ruido que se desea eliminar (por separado de la música) que sirva como guía y así el plug-in restará ese contenido (ruido) al resto del audio (música), sin afectar a la ecualización. El denoiser DINR de Digidesign ofrece grandes resultados, aunque sólo es compatible con el software ProTools. En formato VST, se pueden encontrar denoisers de Steinberg así como de TC-Works.

2.- Ecualización y dinámica.-

El proceso más común en la masterización se lleva a cabo a través de ecualizadores, enhancers y a través de procesadores de dinámica (compresores, limitadores y maximizadores).

Ecualizadores.-

Existen multitud de plug-in de ecualización. Estos pueden ser ecualizadores gráficos, en los que una serie de deslizadores o potenciómetros atenúan o potencian el volumen de frecuencias fijas. Cuantas más frecuencias se puedan atenuar o potenciar (mayor número de bandas de ecualización), más precisión podrá tener a la hora de trabajar sobre una frecuencia determinada sin actuar sobre las frecuencias adyacentes. Los ecualizadores paramétricos funcionan de manera diferente, tienen un control de ganancia (atenuación/potenciación), un selector de frecuencia (se puede seleccionar la frecuencia exacta sobre la que se quiere actuar, a diferencia de los ecualizadores gráficos en los que la frecuencia es fija) y un selector de ancho de banda (cuanto más estrecho es el ancho de banda, menos se afecta a las frecuencias adyacentes y cuanto más ancho al contrario). Muchos de los plug-in de ecualización emulan a famosos ecualizadores analógicos (como FilterBank que incorpora preajustes de algunos de los ecualizadores más comunes) o incorporan características de éstos como el SOFT-SAT de los ecualizadores de TC-Works que emula la suave distorsión de los ecualizadores analógicos.

Los ecualizadores pueden servir para cambiar el “color” de una mezcla mediante curvas suaves de ecualización o para potenciar instrumentos determinados que pueden haberse quedado escondidos, actuando sobre las frecuencias en las que se mueven éstos. Normalmente en el proceso de masterización los efectos o cambios que se realizan sobre el audio son retoques muy sutiles: potenciar una banda de ecualización 1 o 2 dB, atenuar otra banda en medio dB, etc. La suma de pequeños cambios es la que puede hacer que una grabación mejore sustancialmente sin alterar el concepto ni la intención con la que los músicos o el productor grabaron y mezclaron su trabajo.

Enhancers.-

Aunque afectan a la ecualización, no son ecualizadores. Actúan añadiendo contenido armónico a frecuencias determinadas, creando un efecto psicoacústico que ayuda a que se perciban mejor ciertos instrumentos. Son especialmente útiles para recuperar grabaciones faltas de brillo, haciendo que resulten más inteligibles los instrumentos que se encuentran en la zona más alta del espectro de la ecualización como platos de batería, voces, guitarras y reverbs. También existen enhancers de graves como MaxxBass (Waves) que añaden contenido armónico ultragrave.

Compresores.-

El compresor es uno de los plug-in más utilizados en la masterización. Es una herramienta que sirve para atenuar el volumen de los pasajes más altos de una canción, bajando el volumen de los picos de señal más altos, permitiendo así, una vez comprimido, elevar el volumen general sin que los picos de señal (ahora atenuados) puedan llegar a producir distorsión al superar el umbral máximo de volumen que permite la grabación digital (0 dB). Con la compresión se consigue que la percepción de la música comprimida sea de mayor volumen, obteniendo un mayor impacto en el oyente. Aunque el volumen máximo de los pasajes más altos continua siendo la barrera infranqueable de los 0 dB (por encima de este valor sólo se obtiene distorsión), el hecho de que tras la compresión, las partes más sutiles y de menor volumen se perciban mejor, hacen que la percepción general sea de mayor impacto.
Dependiendo de la cantidad de atenuación de los picos de señal estos plug-in pueden ser compresores (cuando la atenuación es de suave a moderada) o limitadores (cuando la atenuación es severa).
La compresión puede realizarse dependiente de un ecualizador; es decir que atenúe los picos de señal que produce una frecuencia determinada. Esta combinación da lugar a otros plug-in como los Deesers, que se utilizan para reducir la sibilancia (sonido muy agudo y desagradable que se produce al pronunciar la letra “S”) comprimiendo únicamente la frecuencia donde se producen las eses, sin afectar al resto de la dinámica. Prácticamente todos los fabricantes de plug-in disponen de algún procesador de dinámica y se pueden encontrar versiones de demostración de muchos de ellos en Internet. son algunas de ellas.

Maximizadores.-

Los maximizadores como L1 Ultramaximizer (Waves) o Maxim (Digidesign) son limitadores inteligentes (compresores con alto rango de reducción de picos) que varían sus parámetros de actuación dependiendo del audio que procesan, permitiendo elevar 3 o 4 decibelios el volumen general de una canción sin que se aprecien cambios importantes en la dinámica.

3.- La imagen estéreo.-

Stereoimagers.-

Son herramientas que sirven para incrementar o disminuir la sensación estereofónica. Estos plug-in sirven para que la sensación de distancia entre el audio que se reproduce en el canal izquierdo y el que lo hace en el derecho sea mayor o menor, a través de procesos con la “fase”. Los stereoimagers pueden servir para dar compatibilidad mono a música grabada en estéreo. Es frecuente que en grabaciones estéreo que no se han realizado cuidadosamente, al ponerlas en escucha monoaural, es decir sumando los dos canales, se produzcan cancelaciones de algunas frecuencias debido a problemas de fase. Suelen cancelarse los instrumentos que han sido colocados totalmente a la izquierda o a la derecha, especialmente si están doblados (grabados dos veces, uno a la izquierda y otra a la derecha), permaneciendo los que se colocaron en el centro del panorama (voces, cajas, bombos, bajos...). A través de un stereoimager puede convertirse el audio estéreo en monoaural sin sufrir estas cancelaciones; algo muy útil cuando se masteriza audio para ser reproducido en vídeo o televisión, donde la emisión es habitualmente monoaural. Al contrario, para música que va a ser reproducida en estéreo, el efecto que se puede conseguir con un stereoimager es el de una mayor amplitud y mayor separación entre los instrumentos. En cualquier caso, lo ideal es disponer de un medidor de fase que nos indique si se están produciendo cancelaciones o no.

Plug-in de expansión y reducción de tiempo.-

Son los plug-in más revolucionarios para la masterización, especialmente para el audio relacionado con el vídeo y la publicidad. Con éstos se puede aumentar o reducir la duración de un fragmento de audio, sin afectar a su afinación. Esto es extremadamente útil cuando se tiene que adaptar una porción de audio de por ejemplo 35 segundos que se deben encajar en un anuncio publicitario de, por ejemplo, 29 segundos. Con un expansor de tiempo se podría conseguir que el audio que duraba 35 segundos dure exactamente 29 segundos, sin que se aprecien cambios en la afinación o en el ritmo. Estos plug-in también soportan la función opuesta, cambiar la afinación sin modificar la duración.


4.- La preparación del máster.-

Una vez vistos los procesos de masterización se debe preparar la copia definitiva que servirá para la duplicación. Hoy en día las fabricas de discos aceptan muchos soportes como máster, cartuchos ópticos, cintas DAT, CD-R, etc. Sin embargo, el formato más extendido es el CD-R. Cuando se entrega un CD-R como máster se puede estar seguro de que las copias serán exactamente iguales que el CD que se entrega, conservando los niveles, tiempos de espacio entre canciones etc., mientras que si se entrega en otro formato, se dependerá de la profesionalidad del ingeniero de mástering de la fabrica para llevar a cabo sus peticiones, ya que éste construirá un CD-R a partir del soporte que usted le entregue.

El último punto para terminar la masterización y poder grabar un CD máster con el que se realizara la duplicación, consiste en aplicar un plug-in de Dither. Suponga que todo el proceso de masterización lo ha realizado en un programa que tiene una resolución para el audio de 24 bits y 96 KHz de muestreo. Teniendo en cuenta que la resolución máxima de un CD estándar es de 16 bit y 44 KHz, se debe cambiar la resolución de su trabajo, para que pueda ser grabada en un CD estándar. Este proceso es el que lleva a cabo el plug-in de Dithering. Estos plug-in no ofrecen muchos parámetros que pueda modificar al realizar el proceso, y teniendo en cuenta que el dithering supone un recorte en la información digital del audio, la calidad del resultado depende más de la calidad del plug-in. Fabricantes como Apogee o Digidesign se han ganado fama entre los ingenieros de mástering, de ser algunos de los mejores en éste proceso. Es difícil distinguir las diferencias de calidad en el proceso de dithering entre unos plug-in u otros, aunque ciertos fabricantes se atienen a las pruebas de laboratorio, que demuestran la mejora en transparencia y dinámica de sus plug-in frente a otros. Es el caso del plug-in Apogee Mastertools, por ejemplo, que realiza un proceso de dithering propio llamado UV-22 y que teóricamente conserva la transparencia y el rango dinámico del audio a 24 bits cuando se limita a la resolución del Compact Disc (16 bits). Si no se dispone de este plug-in, no supondrá ningún problema, ya que la mayor parte de los secuenciadores y editores de audio incluyen proceso de dither, al igual que otros modos de codificación como MP3 u otros formatos de audio para Internet.

5.- Aprender de la experiencia.-

Una vez más, la incursión del Mac en el mundo del audio digital pone en manos de la mayoría de los usuarios las herramientas necesarias para llevar a cabo procesos tan especializados como el de la masterización, sin embargo no debe olvidarse que en este proceso, los oídos y criterio de un técnico experimentado son las mejores armas, y que no puede pretenderse lograr grandes resultados sin antes experimentar durante algún tiempo con estas herramientas, teniendo en cuenta que los más famosos ingenieros de masterización como George Marino o Bob Ludwig han dedicado toda una vida a esta especialidad.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es la masterización? ¿Para qué la necesitamos?

La masterización es el último paso creativo y el primer paso técnico en el proceso de presentar su música a su audiencia. Muchos piensan que masterizar es tan sólo procesar sonido (ecualizar, comprimir, limitar, etc.). Se trata, en cambio, de un oído imparcial y experto escuchando su música en una sala tratada acústicamente con monitores impecables. Este procesamiento de sonido se realizará para introducir los cambios que fueran necesarios para mejorar la manera en que su música impactará a la audiencia, ya sea en términos de cohesión o de reproducción (obtener buen sonido a través de una variedad de sistemas). Pero el beneficio verdadero es la experiencia que aporta el ingeniero de masterización quien le sugerirá qué se puede hacer para maximizar el potencial de su música.

¿Cómo puedo hacer la sesión de masterización más llevadera?

Invierta el tiempo necesario en la preparación, asegurándose de organizar todas sus ideas con antelación, de que todas las mezclas estén correctamente etiquetadas y de que ha determinado su secuencia. También incluya cualquier nota relativa a ediciones especiales o crossfades, o si algunas versiones requieren ser elegidas. El tiempo que emplee antes de la sesión, la hará más llevadera y también le ahorrará dinero.

¿Es necesario que esté presente en la sesión de masterización?

No es necesario, pero mucha gente prefiere estar presente. Las sesiones presenciadas generalmente toman más tiempo, sobretodo si es necesario ediciones especiales, pero puede ser beneficioso.

¿Debo comprimir mis mezclas?

Para enviar a masterizar, NO . Para referencia de su mezcla, sí. La compresión de la mezcla puede cambiar radicalmente el balance instrumental en la música por lo que recomendamos un uso prudente de la compresión, chequeando los resultados en distintos ambientes con diferentes niveles hasta que esté seguro de su beneficio. Imprima versiones comprimidas para referencia que le pueden dar una idea de cómo quedará una vez masterizado. Pero para enviar a masterizar hágalo SIN comprimir!. Y recuerde que el ingeniero de masterización esta allí para pulir, no para rehacer sus mezclas.

¿Qué obtengo de la masterización?

Le daremos un CD de referencia para que Ud apruebe, antes de grabar el master definitivo. Queremos asegurarnos su conformidad con el desarrollo del proyecto por lo que si fuera necesario algún ajuste, tomaremos nota de sus indicaciones y volveremos a enviar un nuevo CD de referencia. El master será grabado (y enviado a donde Ud indique) sólo luego de su aprobación.

¿Qué es un CD de referencia? ¿En qué se diferencia del master?

El CD de referencia es el que nosotros grabamos al finalizar la sesión de masterización para que Ud escuche donde lo desee. Le recomendamos que lo haga en los diferentes ambientes que le son familiares, tales como su casa, su auto, su estudio o su computadora. A menos que se introduzcan cambios, este disco suena exactamente igual que el disco manufacturado. El master se graba similarmente al CD de referencia, pero está sujeto a varias etapas de control que garantizan que es un clon del CD de referencia aprobado.

La sesión de masterización

Lo comentado anteriormente le servirá para obtener el mayor beneficio de la sesión de masterización en el menor tiempo posible. Éste es el último paso creativo de la producción de un disco. La mayoría de los proyectos de masterización toman 10 a 12 horas. Cada proyecto es diferente dependiendo de la cantidad de canciones, ediciones y formatos. Si tiene una fecha límite para desarrollarlo, por favor comuníquelo y le daremos preferencia a su proyecto. Le sugerimos reservarse el tiempo necesario para escuchar el CD de referencia luego de la sesión. Asegúrese de que todo ha resultado tal como lo desea antes de mandar a producir el disco.

Documentación

¡Hágala! Por favor, sea lo más específico posible con sus masters, especialmente si no estará presente en la sesión. Si tuviera más de una versión, anote claramente en qué se diferencian y cuál es el master final. Por ejemplo: “María en el campo” Mix #2 voc up, Gtr solo +1db. Las notas son imprescindibles. Es posible que no masterice su disco hasta dos meses después de haber sido grabado y puede que olvide qué es diferente entre el Mix #1 y el #2, o por qué lo eligió. Comuníquenos la mayor cantidad de información posible. Si tuviera ideas para la secuencia, anótelas. Es muy útil realizar un modelo de secuencia antes de comenzar. De está manera podrá escuchar cómo suenan una después de la otra, y es buena idea darnos una copia. Puede ahorrar mucho tiempo.