Entrevistas

John Helliwell en "New Musical Express" (Abril 1974)

Publicado en Entrevistas

Entrevista de Rex Anderson al saxofonista de Supertramp, de la época de las grabaciones del álbum "Crime of the century", publicada en la revista musical inglesa "New Musical Express".

 

De acuerdo, prometo dejar de hablar sobre mis progresos con el saxofón hasta que consiga algo que merezca la pena. Pero he descubierto que el primer obstáculo a superar cuando empiezas a tocarlo es que parece que cada nota ha sido emitida por un instrumento diferente… Uno de los músicos que me han hecho fijarme en el saxo es John Helliwell, de Supertramp, y esta es la entrevista que he mantenido con él.


PREGUNTA: John, tú has dicho que intentabas mejorar tu técnica escuchando tocar a otros saxofonistas… Quisiera saber qué es exactamente lo que consideras “técnica” en un instrumento de viento.

JOHN: La técnica se refiere a la facilidad y velocidad de ejecución, consiguiendo mantener el tono en todo el registro del instrumento, lo cual es muy difícil. También abarca todos los aspectos relacionados con la forma de soplar.

PREGUNTA: Cuéntame algo más al respecto, porque eso es precisamente lo que me está dando problemas…

JOHN: Hay una cosa muy importante que mucha gente hace mal: tienden a tocar en un tono muy agudo. Se trata de mantener el tono y la melodía controlando la posición de los labios y la lengüeta. Una vez que has conseguido esa técnica, te encontrarás menos problemas a la hora de mejorar y tocar como quieres.

PREGUNTA: ¿Por qué hay mucha gente como yo que se está empezando a interesar por el saxo? Es decir, yo nunca he sido un entusiasta del jazz, pero parece que hoy en día el saxofón está entrando en todo tipo de bandas…

JOHN: No puede haber muchos saxofonistas a los que no les interese el jazz, porque todos los grandes avances en las interpretaciones de saxofón han tenido lugar en el jazz. Yo creo que la razón de que el saxo se haya puesto de moda es que es más flexible que otros instrumentos de viento. Y cuando hablo de saxo me refiero a todos los tipos de saxo, desde el barítono hasta el soprano. Dan calor y fluidez a la música porque no tienen la fuerza del metal que tienen otros instrumentos.

PREGUNTA: ¿Y qué me dices de sus aplicaciones como instrumento electrónico?

JOHN: Yo he tocado un saxo eléctrico conectado a un Gibson Maestro a través de un pequeño micrófono taladrado en la boquilla. El sonido entra en un modulador que te permite tocar una o dos octavas más abajo sobre el mismo registro, con diferentes tonos como sucede con el clarinete bajo y el corno inglés. Lo utilizo muy poco en el grupo, durante un tiempo no quise saber nada de efectos eléctricos porque primero quería aprender a tocar bien de forma acústica. Pero cuando estuve en Alan Bown usábamos mucho la electrónica y conseguíamos algunos efectos increíbles. Seguíamos la técnica de colocar un micrófono en la campana del saxofón y moverlo hacia adelante y hacia atrás, presionando las teclas con los dedos para producir diferentes notas. No hacía falta soplar, sólo sujetar el saxo. Pero dejé de hacerlo porque esos efectos no encajaban dentro de Supertramp.

PREGUNTA: Muy bien… Cuéntame algo de cuando te encontrabas en la misma etapa de aprendizaje que yo ahora. Tal vez eso me dé ánimos…

JOHN: Yo empecé en esto cuando sentí una necesidad imperiosa de tocar algo con los dedos. Tenía 10 años y lo único que había a mi disposición era una flauta. Me di cuenta de que podía tocarla sin que me enseñaran, pues enseguida comprendí cómo funcionaba. Y resulta que el movimiento básico de los dedos en un saxofón es todavía más simple que en una flauta. Puedes tocar prácticamente toda una escala levantando sólo un dedo cada vez. Y en un saxo tenor puedes hacer una escala de C. Con el clarinete es un poco más complejo. No sé, no hice planes sobre mi evolución. Simplemente empecé con la flauta y después me pasé al clarinete. Fui aprendiendo y finalmente me hice con un saxo alto y otro tenor.

PREGUNTA: ¿Por qué se dice siempre que es mucho más difícil tocar un saxo soprano?

JOHN: Se debe a las proporciones entre el ancho y la longitud del instrumento. El saxo soprano es igual de largo que el clarinete, pero es mucho más ancho, aunque cada vez los hacen más estrechos para que sea más fácil tocarlos. Parece que la marca Selmer va a comercializar uno nuevo, el MK VII. Yo tengo un viejo saxo soprano francés que no es tan estrecho, pero su afinación es tan buena como la de un MK VI.

PREGUNTA: Yo estoy utilizando ahora un Martin que me prestó Mick Eve. Cuando lo domine, ¿con qué saxo debería hacerme? ¿Cuáles son los mejores?

JOHN: Las mejores marcas son Selmer, Yamaha, Conn y King. Los franceses son bastante buenos, pero utilizan sistemas de fabricación diferentes y son muy difíciles de reparar. Mi saxo barítono es un Conn. Es fácil de reconocer porque tiene una barra que une la campana con el cuerpo del instrumento. En cuanto al clarinete, yo utilizo uno chino de plástico que me sirve para lo que necesito. A la hora de grabar, me prestan uno bueno.

PREGUNTA: ¿Y qué me dices del envejecimiento de estos instrumentos? Al cabo de un tiempo dejan de funcionar bien, ¿no?

JOHN: Con un buen mantenimiento, deberían durar entre veinte y treinta años. Normalmente son las innovaciones técnicas las que hacen que los saxos antiguos dejen de usarse.

PREGUNTA: ¿Cada cuánto tiempo hay que hacerle una revisión a un saxofón?

JOHN: Depende de cuánto lo utilices. Pero cada pocos años conviene revisar bien todas las piezas. Eso puede costar unas 25 libras.

PREGUNTA: No has hablado mucho del saxofón alto…

JOHN: Es el que más se utiliza para hacer los solos en los temas clásicos. Quienes lo tocan suelen ser intérpretes increíbles que dominan todos los aspectos de la técnica. Los nombres más importantes son Marcel Mule, que formó un cuarteto de saxo en el Conservatorio de París haciendo sus propias adaptaciones de otros trabajos, y Eugene Rouseaux, que está en Deutsche Grammophon. Y varios autores, muchos de ellos franceses, han compuesto obras para saxofón. También está el Cuarteto de Saxo de Londres. Un cuarteto de saxo clásico consiste en un soprano, un tenor, un alto y un barítono, lo que significa que comprende una gran variedad de tonos. El líder del cuarteto es el soprano, así que debe ser un saxofonista verdaderamente bueno. Por desgracia, es muy difícil adquirir ese tipo de grabaciones. Jacques Ibert, por ejemplo, compuso un concierto para saxo.

PREGUNTA: ¿Es esa la música que escuchas ahora?

JOHN: Sí, pero también escucho grupos como Weather Report y algo de funky. Me gusta escuchar a todos los músicos que son buenos, aunque toquen otros instrumentos. No tengo ningún prejuicio.