Entrevistas

Rick Davies y John Helliwell en "FN" (Febrero 2002)

Publicado en Entrevistas

Rick y John fueron entrevistados por Harald Fingerhut, de la web "FN", durante la presentación del álbum "Slow motion" en Alemania.

Supertramp tiene un nuevo disco en la recámara. “Slow motion” será publicado el 26 de Marzo, y este no es un evento habitual. Tal vez sea también la última vez que ocurre algo así. Al fin y al cabo, los miembros de Supretramp ya tienen una edad avanzada, y las giras son muy estresantes.
 
Así pues, había interés en la conferencia de prensa que Rick Davies y John Helliwell dieron en Colonia. En su gira por el continente, Supertramp también hará una parada en el Schlobhof de Mergentheim el domingo 9 de Junio. “FN” intentó averiguar qué es lo que les espera a los fans que acudan a ese concierto.  


PREGUNTA: Señor Davies, señor Helliwell… ¿Qué les ha llevado, después de una ausencia tan larga, a volver a salir de gira?
 
RICK: Siempre nos ha gustado presentar nuestras canciones en directo. Los músicos con los que salimos de gira la última vez eran fantásticos, y ya entonces nos quedamos con ganas de volver a subirnos a un escenario. Pero las giras de Supertramp son especiales, no se ajustan a un calendario anual de conciertos. Además, presentar nuestras canciones en directo es algo muy caro. Por eso hemos decidido dar más conciertos en Francia, donde existe una gran demanda.
 
JOHN: Estamos preparando un espectáculo muy especial sobre el escenario. Por una parte, habrá cambios en algunas canciones, dándoles otro carácter. Y por otro lado, es bueno encontrar en cada momento la respuesta del público. Además, tenemos la posibilidad de hacer nuevos arreglos en las canciones. Por ejemplo, en “Bloody well right” hemos cambiado el solo final de saxofón por un solo de trompeta.
 
PREGUNTA: ¿Qué podemos esperar del repertorio que van a interpretar en la gira?
 
RICK: Lógicamente presentaremos algunas canciones de nuestro nuevo disco, “Slow motion”, pero también tocaremos los temas clásicos. Los conciertos no serán muy distintos a los de la última gira. Al fin y al cabo, la gente viene sobre todo a escuchar nuestros éxitos. Lo sabemos y los incluiremos en la lista.
 
JOHN: Tocamos canciones de todos los discos desde “Crime of the century”, con lo que los conciertos se convierten en una especie de viaje a través de la historia del grupo. Sin embargo, en contraposición a giras anteriores, estaremos más abiertos a hacer más improvisaciones gracias a la calidad de los músicos que nos acompañan.
 
PREGUNTA: ¿Tienen ya un borrador de lo que serán los conciertos?
 
RICK: No, todavía no. Pero habrá un espectáculo de luces impresionante, lo que será un acompañamiento apropiado para nuestras canciones.
 
JOHN: Eso lo hemos hecho siempre y le da un valor añadido a nuestro sonido. Y no es algo barato, por eso daremos más conciertos que nunca en Alemania. Sólo así podremos amortizar esos enormes gastos. En algunas de esas ciudades no hemos tocado jamás, pero esperamos que después de la gira dejen de ser simples puntos sobre el mapa.
 
PREGUNTA: Volviendo al nuevo disco, “Slow motion”… ¿Regresan con él al viejo sonido Supertramp o se adentran en nuevos territorios?
 
RICK: Nuestras influencias van desde los años 50 a los años 70, y utilizamos sonidos de guitarra y saxofón de esas décadas. Tenemos un gran ingeniero de sonido y estoy muy contento con el resultado final del disco.
 
PREGUNTA: ¿Cómo explican que su música no llegue a la gente joven?
 
RICK: Bueno, eso no es del todo correcto. Nuestros fans más antiguos suelen llevar a sus hijos a los conciertos, y a ellos también les gusta nuestra música. Pero claro, proporcionalmente son realmente pocos.
 
JOHN: Nuestro problema es que apenas emiten nuestras canciones en la radio, sobre todo en Inglaterra. En otros países como Bélgica, donde sí sonamos en la radio, tenemos muchos fans jóvenes. Pero si tu música no puede sonar directamente a través del éter ni la ponen en la MTV, no tienes oportunidades de darla a conocer.
 
PREGUNTA: Los músicos siempre están satisfechos con su nuevo disco, eso forma parte del negocio de la música. Pero, ¿cuál es actualmente su álbum favorito?
 
RICK: Debo decir que yo estoy realmente satisfecho con “Slow motion”... Sin embargo, el mejor álbum del grupo, desde un punto de vista musical, es “Breakfast in America”, tanto por las canciones como por el reconocimiento que tuvo. Si hablamos de sentimientos, creo que “Crime of the century” es el más importante para nosotros. Es el disco que nos dio fama mundial.
 
JOHN: Para mí está claro que me quedo con “Crime of the century”. Fue el primer álbum de Supertramp en el que yo participé, y me cambió la vida por completo. Desde entonces no ha habido otro disco como ese.
 
PREGUNTA: ¿Por qué nunca aparecen sus caras en las portadas de los discos?
 
RICK: Nuestras caras no son especialmente apasionantes, ni siquiera interesantes. Y ahora menos aún, pues ya somos mayores. Aparte de eso, nos gusta ser conocidos por nuestra música y no por nuestras caras o nuestras personalidades.
 
JOHN: Siempre hemos usado las portadas de los discos para representar visualmente nuestra música, para subrayar el ambiente musical del álbum o para contar historias complementarias a través de las imágenes. Eso es algo que envejece menos que una cara.
 
PREGUNTA: Trasladaron su residencia a los Estados Unidos hace unos cuantos años. ¿Todavía viven allí?
 
RICK: Yo vivía en Los Angeles, pero me he mudado recientemente. Es un lugar extraño con todo tipo de gente, una ciudad muy agitada. Mi mujer quería marcharse de allí, y ahora vivimos en Long Island.
 
JOHN: Yo regresé a mi tierra natal, Inglaterra. Me gusta la lluvia y me encanta ver crecer la hierba. Además, los balidos de las ovejas y los mugidos de las vacas me relajan.
 
PREGUNTA: Señor Davies, ¿sabe qué ha sido de su antiguo mecenas, el millonario holandés Stan August Miesegaes?
 
RICK: Es una triste historia. Hemos seguido teniendo contacto con él durante mucho tiempo. Por desgracia, murió hace algunos años. A veces vemos a sus hijos. Le debemos mucho, pues renunció a recuperar el dinero que invirtió en nosotros. Tenía algunas ideas muy buenas, pero el negocio de la música no es tan sencillo y no fue capaz de manejarlo bien.