Entrevistas

Roger Hodgson y Dougie Thomson en "Nighbird & Company" (Agosto 1977)

Publicado en Entrevistas

Entrevista de Alison Steele a Roger Hodgson y Dougie Thomson para su programa radiofónico "Nightbird & Company", tras la publicación del álbum "Even in the quietest moments".

(Se emite FROM NOW ON)

ALISON: Son Supertramp y su sensacional álbum. El tema se llama From Now On y tengo el placer de anunciar que aquí están 2 de los 5 miembros del grupo, lo cual no está nada mal. Se encuentran hoy conmigo en el estudio Roger Hodgson y Dougie Thomson.
 
DOUGIE: Hola.

ROGER: Hola.

ALISON: Doy la bienvenida a Supertramp, aunque no pueda dársela a todos los miembros del grupo. Me encanta haber recibido vuestra visita. Es realmente increíble lo que ha sucedido con Supertramp desde que se publicó este álbum. Llevabais bastante tiempo de aquí para allá y de repente ¡zas! ¿Qué pensáis sobre esto? ¿Qué ha pasado para que esta vez el grupo haya tenido tanto éxito?
 
ROGER: Creo que ya nos había llegado el momento, llevábamos varios años avanzando poco a poco. Estoy contento de que no hayamos triunfado de la noche a la mañana, ¡en ese caso probablemente el grupo ya habría muerto! (RISAS)
 
ALISON: ¿Cuántos álbumes habéis publicado ya? He perdido la cuenta, este es el número...
 
DOUGIE: El número cinco.
 
ALISON: Eso es, el quinto... Iba a decir que tal vez he omitido algo. No es que los Supertramp no sean buenos, todos son muy buenos. No es que el grupo haya sufrido un cambio brusco, no es así... Simplemente ha sido de repente. ¿Creés en el...?
 
ROGER: Destino.

ALISON: Sí, el destino, la astrología, todo eso…
 
DOUGIE: Nos han pasado tantas cosas curiosas desde que empezamos que tenemos que creer que en alguna parte existe una mano que nos guía...
 
ALISON: ¿A qué te refieres, Dougie?
 
DOUGIE: Para empezar, hemos atravesado algunas situaciones extrañas. Por ejemplo, la primera vez que yo oí hablar de Supertramp fue a través de mi hermano pequeño, que vivía en Londres en 1970. Se hizo con el primer álbum del grupo, el de la rosa, y me dijo “tienes que escuchar este disco”, porque les había visto tocar en algún local.
 
ALISON: ¿Todavía no estabas metido en el mundo de la música?
 
DOUGIE: Sí, tocaba en un grupo en Escocia. Mi hermano me puso ese disco y yo pensé “guau, aquí hay algunas canciones realmente buenas”. Y pasaron 3 ó 4 años hasta que, hojeando una revista musical en Inglaterra, leí un anuncio de Supertramp buscando músicos. Así que me picó la curiosidad, les llamé y fui hasta allí. Hice una audición, toqué con ellos unos 90 segundos y me di cuenta de la mala situación por la que estaban atravesando, pues yo debía ser el músico número 150 que se presentaba para la audición.
 
ALISON: Qué curioso…
 
DOUGIE: Así que les dije “bueno, ya nos veremos; suerte y que encontréis a alguien”, y me fui a casa. Y un par de semanas después Roger se puso en contacto conmigo y me dijo “no recordamos a nadie aparte de a ti, ¿qué te parecería quedarte con nosotros una temporada?” Todavía no me han pedido que pase a formar parte del grupo...
 
ALISON: Sólo estás a prueba... (RISAS)
 
DOUGIE: Llevo así 4 años... ¡Todavía estoy en período de pruebas!
 
ALISON: ¡Ya te dirán si consigues el empleo! Roger, ¿qué fue lo que hizo que os acordaseis de él y no de las otras 149 personas?
 
DOUGIE: Como para perder este acento... (RISAS)

ALISON: ¡Tal vez sea eso! Te lo alquilo cuando quieras, Dougie... (RISAS)
 
ROGER: En serio, no me acuerdo. Cuando él llegó a la audición, lo que vieron sus ojos fue lo siguiente... El saxofonista estaba escondido detrás de los altavoces, así que no se le veía. El pianista, Rick, estaba tocando el piano con un casco en la cabeza y un saco de dormir cubriéndolo todo, así que ni siquiera se veía el piano...
 
ALISON: Y Dougie dijo “vaya cuadrilla de lunáticos, yo quiero formar parte de este circo”, ¿no?
 
DOUGIE: ¡Sí, esto es lo mío!
 
ALISON: De acuerdo… Me alegro de que sucediera así, tal vez fue el destino. Por lo menos un destino muy agradable.
 
(Se emite GIVE A LITTLE BIT)

ALISON: Es Supertramp y su nuevo álbum. La canción se llama Give A Little Bit, pero ellos no dan un poquito sino mucho. Dan tanto que el disco es grandioso. Y tengo el honor de anunciar que Dougie y Roger nos están visitando hoy. Cuando os pusisteis el nombre de Supertramp, ¿no pensasteis en cómo sonaría? (en Estados Unidos “tramp” tiene una acepción que es “puta”)
 
ROGER: Cuando se nos ocurrió el nombre, en Inglaterra, no nos dimos cuenta de las connotaciones que la palabra “tramp” tiene en América.
 
ALISON: ¿En serio? ¿Qué es un “tramp” en Inglaterra? ¿Es algo más?
 
ROGER: Simplemente un “vagabundo”. Hay muchos tipos de vagabundos...
 
ALISON: ¿No conocíais la connotación en femenino?
 
ROGER: No.
 
DOUGIE: De hecho, una mujer que trabajaba para A&M Records en Nueva York estuvo con nosotros de gira hace 2 años y solía llevar una camiseta con el nombre “Supertramp” impreso. Y en una cafetería la cajera le dijo “cariño, en todos estos años he conocido muchas putas, ¡pero tú eres la primera que veo anunciarse!” Fue entonces cuando descubrimos el otro significado de “tramp”.
 
ALISON: De acuerdo. Desde luego, originalmente esa palabra significaba “vagabundo”, y Richard Harris tenía un álbum llamado A Tramp Shining. En cualquier caso, hay una canción que destaca sobre las demás en este álbum. Dura más de 11 minutos y se llama Fool’s Overture. Hablando en representación de las emisoras de radio, probablemente merece más la pena poner esta canción de 11 minutos que cualquier otra cosa desde In-A-Gadda-Da-Vida... Y tengo entendido que tenéis un instrumento para reproducir ese sonido en directo... La llamáis “no se qué de cuerdas”...
 
DOUGIE: “La máquina de cuerdas”.
 
ALISON: ¿Qué es un “no se qué de cuerdas”?
 
ROGER: Antes de que se nos ocurriera el nombre Fool’s Overture, solíamos referirnos a esta canción como “La epopeya de la máquina de cuerdas”.
 
ALISON: ¡Me compraré una!
 
ROGER: Hoy en día la industria está continuamente sacando montones de sintetizadores, están por todas partes. Nos hemos interesado por ellos y hemos encontrado un par que suenan realmente bien.
 
ALISON: Quiero saber algo más sobre los sintetizadores. Pensad un poco porque no quiero resumir este tema en dos palabras. Quiero saber qué son exactamente.
 
(Se emite EVEN IN THE QUIETEST MOMENTS)

ALISON: Otro tema del nuevo álbum de Supertramp, Even In The Quietest Moments. Hace un momento hablábamos con Roger y Dougie sobre su “no se qué de cuerdas” y estoy decidido a averiguar de qué se trata. ¿Qué es exactamente? ¡Rápido, se nos acaba el tiempo...!
 
ROGER: Bueno, tenemos un sintetizador muy interesante que lleva incorporado un ordenador para almacenar los sonidos con los que trabajamos.
 
DOUGIE: Generalmente, un sintetizador es un instrumento muy complicado con todo tipo de botones y teclas. En este sintetizador en concreto, el ordenador almacena los diferentes modos de antemano y así en el escenario lo único que hay que hacer es seleccionar uno de ellos. Esto le ahorra al músico tener que pasar por 20 ó 30 modos diferentes para conseguir el siguiente sonido deseado.
 
ALISON: Así que es como si esa máquina tocase contigo...
 
DOUGIE: También puedes tocar el teclado como si fuera un piano.
 
ALISON: Muy bien…
 
DOUGIE: Pero la textura del sonido es seleccionada por el ordenador.
 
ALISON: Así que eso es lo que suena. ¡Debe chocar a todo el mundo durante los conciertos!
 
DOUGIE: Creo que en los conciertos no se llega hasta ese punto. La gente no se da cuenta de esa complejidad porque forma parte del espectáculo.
 
ALISON: Sí, supongo que sí. La gente no está tan cerca como para darse cuenta de lo que pasa. Simplemente os ven con los teclados, y es increíble cómo la gente da algunas cosas por sentadas.