Crónicas conciertos

Supertramp en Los Angeles ("Billboard", Noviembre 1985)

Publicado en Crónicas de conciertos

Crónica de Ethlie Ann Vare sobre uno de los conciertos ofrecidos por Supertramp en Los Angeles durante la parte norteamericana de gira "Brother on the road", publicada en la revista musical "Billboard".

Cuando los dos fundadores de Supertramp, Rick Davies y Roger Hodgson, se separaron, Davies dijo que la nueva versión reducida del grupo no saldría de gira para promocionar su álbum ‘Brother where you bound’ porque no tenía intención de interpretar las canciones de Hodgson sobre el escenario.

Posteriormente Davies cambió de opinión respecto a no salir de gira. Si también hubiera cambiado de opinión respecto a no interpretar las canciones de Hodgson, el buen concierto que ofreció Supertramp el 20 de Noviembre en el Universal Anphitheatre podría haberse transformado en excelente.

La venerable banda de A&M, ahora formada por el pianista Davies, el bajista Dougie Thomson, el batería Bob Siebenberg y el saxofonista John Helliwell, demostró una destreza y un profesionalismo admirables a lo largo de su actuación de cien minutos.

Se trataba del primero de los tres conciertos que ofreció el grupo en la que se ha convertido su ciudad adoptiva, y la verdad es que no lograron conectar del todo con el público. El escenario era despejado y espacioso, la iluminación fue impresionante y el uso de su histórico material audiovisual sobre la pantalla del fondo proporcionó un contexto narrativo fascinante.

Todos los músicos adicionales fueron capaces de aportar sus voces, algo que resultó ser vital ya que Davies es el único miembro de la formación original que puede cantar. El polifacético Scott Page tocó el saxo, la flauta, la percusión y el sintetizador; Mark Hart tocó los teclados y también cantó; Marty Walsh tocó la guitarra rítmica y a ratos la principal; y Carl Verheyen tocó la guitarra principal y a ratos la rítmica.

Cada uno de ellos fue generosamente recompensado con su momento de gloria, y contemplar la interacción entre unos y otros fue una delicia. Obviamente, para ellos también fue una delicia encontrarse sobre el escenario junto a otros músicos con mayúsculas.

Así pues, ¿por qué su concierto sólo se mereció una única ovación con el público puesto en pie? ¿Qué defectos hicieron que la audiencia permaneciese sentada el resto del tiempo? Tal vez los fans esperaban que Davies, el líder de la banda, les dirigiera algunas palabras. Tal vez pensaban que no una, sino dos ‘óperas rock’ eran demasiadas para un único concierto (durante la interpretación de 15 minutos de ‘Brother where you bound’, las colas para entrar al servicio colapsaron el vestíbulo).

Pero, sobre todo, los fans echaron de menos las canciones. Si Davies estaba dispuesto a hacer una versión del tema ‘I just wanna make love to you’ de Willie Dixon, ¿por qué no hizo una versión de ‘The logical song’ o ‘Dreamer’ de Roger Hodgson? Como era de esperar, las mejores reacciones del público llegaron durante la interpretación de las colaboraciones Davies/Hodgson, como ‘Bloody well right’ y ‘Goodbye stranger’.

Aún así, el single ‘Cannonball’ fue muy bien recibido, el duelo de saxofones entre Helliwell y Page fue delicioso, y los extractos de la película ‘Brother where you bound’ de Rene Daalder fueron fascinantes.

Al parecer, Davies quiere que el “nuevo” Supertramp sea aceptado tal como es, y sin duda se trata de un grupo suficientemente aceptable. De todas formas, sería bonito que esos rumores sobre una posible reunión de toda la banda fuesen ciertos.