Visto: 6181

La web musical "DMN Newswire" anunció la restauración, en los estudios Cups'N'Strings, del audio y el vídeo del legendario concierto que Supertramp ofreció en París a finales de 1979.

 

El productor de Supertramp Russel Pope acaba de visitar los estudios Cups’N’Strings en Santa Mónica (California), para supervisar la delicada restauración de las cintas de 24 pistas que fueron grabadas en los famosos conciertos que dio la banda en París en 1979. Dichas cintas han sido descubiertas recientemente en el establo de la granja que Bob Siebenberg, el batería del grupo, tiene al Norte de California.

“Las cintas se encontraban en unas condiciones pésimas”, explica Pope, que produjo el proyecto original junto a Peter Henderson, el ingeniero de sonido de los conciertos en París. “Y las películas han estado bajo llave desde el día en que fueron grabadas. Todo ha permanecido oculto y ahora lo estamos recuperando. Ya he trabajado aquí con Bruce Maddocks en varios proyectos de restauración, y sin su experiencia podríamos haber tenido graves problemas”.

“Las cintas analógicas maestras, de dos pulgadas, estaban seriamente dañadas”, añade el propietario y responsable de Cups’N’Strings, el ingeniero Bruce Maddocks. “Se encontraban cubiertas de estiércol de vaca. Las limpiamos todo lo que pudimos antes de colocarlas en el horno de convección, lo cual provocó algunos olores muy penetrantes. Por suerte, fuimos capaces de salvar todas las cintas y transferirlas con éxito a Pro Tools”.

Una vez transferidas a formato digital, las cintas viajarán hasta Londres, donde serán mezcladas por Peter Henderson. La edición final y las tareas de post-producción tendrán lugar en los estudios que el director Peter Clifton tiene en Nueva Zelanda. Clifton es conocido por bastantes películas de conciertos, como “The song remains the same” de Led Zeppelín.

“Con la tecnología de hoy, creo que el resultado final tendrá un sonido incluso mejor que el álbum doble original”, dice Pope. “La gente piensa que entonces añadimos todo tipo de cosas a las grabaciones, pero sólo fueron dos. Había un zumbido en un sintetizador que tuvimos que reemplazar, y también rehicimos una armonía del saxofonista John Helliwell. El resto se dejó igual que estaba en las grabaciones originales”.