Artículos

"Roger Hodgson sigue dando más que un poquito" (Febrero 2011)

Publicado en Artículos

Reportaje de Jim Dail publicado en el diario norteamericano "The Californian" con motivo del inicio de la gira 2011 de Roger Hodgson en Temecula.

No hay dudas de que muchos artistas de los 70 escribieron canciones sobre asuntos serios y filosóficos. Uno de esos grupos fue Supertramp, que alcanzó la fama gracias a temas como ‘The logical song’, ‘Give a little bit’ e ‘Its’ raining again’. Ahora, Roger Hodgson, antiguo cantante de Supertramp y autor de las canciones mencionadas, trae su música hasta el auditorio de Pechanga en sendos conciertos que se celebrarán las noches del viernes y el sábado.

“Es maravilloso e increíble que mis canciones hayan soportado tan bien el paso del tiempo, y sólo me lo explico por el hecho de que surgieron de un lugar muy puro. Las melodías parecen tener la cualidad de ser perennes, y lo mismo ocurre con la mayoría de las letras”, dice Hodgson. “Ya que esas canciones tienen entre 30 y 40 años de antigüedad, les traen muchos recuerdos a gente de todo el mundo”.

Por supuesto, mucha gente reconoce a Hodgson como uno de los miembros principales de Supertramp, entre los que se encontraban Hodgson y Rick Davies, alcanzando su mejor momento comercial en 1979 con el álbum ‘Breakfast in America’. Aquel disco, igual que los demás, contenía canciones que a lo largo de los años se han convertido en imprescindibles de las emisoras de radio.

En pleno éxito, Hodgson dejó Supertramp. “En la vida siempre he intentado seguir lo que me decían mi corazón y mi intuición”, dice. “Dejé el negocio de la música en el mejor momento de Supertramp en 1983 para quedarme en casa y estar junto a mis hijos mientras crecían. Mi corazón me decía que aquello era más importante que seguir saliendo de gira con Supertramp. Siempre que he seguido a mi corazón, mi vida ha funcionado mejor de lo que yo esperaba”.

Asegura que aquella decisión fue clave en la popularidad y el talento que tiene ahora. “Creo que el tiempo que pasé alejado de la industria de la música es la razón de que yo todavía me encuentre en mi mejor momento a nivel creativo, y de que mi corazón y mi espíritu tengan tanta fuerza. Me encanta dar un poquito de mi amor durante los conciertos”, dice.

Hodgson se apresura a señalar que sus canciones han sido creadas a partir de sus experiencias vitales. “Siempre me he hecho un montón de preguntas transcendentales como ‘¿Por qué estoy aquí?’, ‘¿Dónde reside Dios?’ o ‘¿Cómo puedo encontrar el amor verdadero?’”, dice. “Empecé a componer canciones cuando tenía 12 años, y puse en ellas mis preguntas y mis sentimientos. Un año más tarde ofrecí mi primer concierto en el instituto, formado por canciones originales”.

Una de sus canciones más famosas, ‘The logical song’, está basada en sus reflexiones tras finalizar su etapa como estudiante. “En esa canción busco las respuestas que no me dieron en la escuela”, dice. “Allí me enseñaron a ser prudente, intelectual, responsable y todo eso, pero al final de cada día yo seguía preguntándome quién era yo. Esa ha sido la pregunta más importante que me he hecho a lo largo de casi toda mi vida”.

‘Give a little bit’ se remonta a su juventud. “Como muchas de las canciones que he escrito, esta contiene un mensaje puro y eterno que es tan relevante hoy en día como cuando la compuse cuando era un adolescente”, dice. “Es una canción que inspira a la gente para dar un poco, no mucho, sino un poquito de sí mismos y ver lo bien que sienta demostrar que te importan los demás. Creo que la verdadera felicidad reside en dar: dar nuestro amor, dar nuestro tiempo, dar un poco de nosotros mismos en la forma que podamos hacerlo”.

Como podría esperarse, el dolor por una pérdida también influyó en su composición de canciones. “‘It’s raining again’ brotó de repente un día que estaba en casa de mi madre”, dice. “Yo acababa de perder una amistad, estaba lloviendo, me entró la melancolía y me senté a tocar el armonio. Se trata de una canción triste con una melodía optimista”.

Incluso en la actualidad, Hodgson sigue escribiendo canciones de una forma similar. “Mi proceso de composición no ha cambiado nunca”, dice. “Siempre compongo cuando estoy a solas, no junto a una banda. Siempre me ha resultado muy difícil componer rodeado de otras personas. Para mí se trata de un proceso muy personal, y normalmente lo llevo a cabo a última hora de la noche, cuando me encuentro solo y puedo encontrar esa sintonía”.

Todo empieza con unas pocas palabras. “Generalmente, primero aparece la música acompañada de algunas letras, y después, durante un período de dos o tres semanas, me pongo a cantar la canción siempre que tengo oportunidad”, dice. “Normalmente primero escucho cada nota en mi cabeza y luego la letra va tomando forma poco a poco. Cuando la canción está terminada, grabo una maqueta. En mi época con Supertramp, les enseñaba esas maquetas a los demás miembros de la banda para que aprendieran sus partes”.

Actuar en directo le proporciona a Hodgson la oportunidad de explorar varios estilos mientras establece una especie de comunión con la audiencia. “Mis canciones funcionan bien en cualquier formato, y yo experimento una conexión muy potente e íntima con mi público, ya sea actuando a solas, con una banda o con una orquesta”, dice. “Creo que lo que hace únicos mis conciertos en solitario es que la gente escucha las canciones igual que sonaban cuando las compuse”.

Salir de gira le ha permitido unir a las personas, algo que expresan muchas de sus canciones. “Durante los últimos años he disfrutado mucho saliendo de gira porque esa es una de las mejores formas de ofrecer mi corazón y mi amor, y tal vez de llevar un rayo de esperanza a la gente, uniendo a todo el mundo en el espíritu del amor”, dice.

“Realmente creo que es el amor lo que estamos buscando todos desde hace tiempo. Y, como intérprete, yo soy una especie de espejo para el público. Si yo ofrezco amor y alegría al público, espero que muchos de ellos se sientan identificados en cierta forma con mi sentimiento de optimismo y esperanza”.

Todo eso ha culminado en su proyecto más reciente, ‘Classics Live’. “He publicado ese álbum en respuesta a muchos fans que me han pedido un disco de mis conciertos en directo y me han dicho que creen que canto mejor ahora que cuando grabé esas canciones por primera vez”, dice.

“La gente quería tener nuevas versiones de muchos de los clásicos que hasta ahora sólo estaban disponibles como versiones con Supertramp. En 2010 grabamos todos los conciertos de la gira y elegimos las mejores canciones de las actuaciones en Brasil, Venezuela, París, Noruega y Alemania, lo que acabó convirtiéndose en ‘Classics Live’”.

Para muchos fans, los conciertos están demostrando ser una experiencia totalmente diferente. “Después de cada concierto, la gente me dice cuánto les ha impresionado que las canciones tengan un sonido tan rico con sólo un instrumento, y no pueden creerse que yo lo consiga tocando únicamente el teclado, el piano o la guitarra”, dice. “Uno de los momentos que más me emociona es tocar mi gran canción ‘Fool’s overture’ con orquesta. Siempre que lo hago se me pone la piel de gallina”.

Hodgson sigue dando las gracias por su talento musical y por ser capaz de hacer disfrutar a los fans. “La música tiene la increíble capacidad de hacer brotar los recuerdos de nuestra vida”, dice. “Y  yo estoy muy agradecido por tener ese don según el cual puedo llevar a la gente por un viaje a través de sus vidas”.