Artículos

"Vagabundos como nosotros" (Noviembre 2012)

Publicado en Artículos

Artículo de Bill Nutt publicado en el diario norteamericano "Daily Record" con motivo de la gira "Breakfast in America" de Roger Hodgson.


El hombre que compuso y cantó ‘Give a little bit’ se siente algo más que generoso estos días. Roger Hodgson, cuya peculiar voz y cuyas letras introspectivas fueron señas de identidad de la banda Supertramp, ha vuelto a dar conciertos después de un paréntesis de unos 20 años. Y, en sus propias palabras, este es el gran momento de su vida.

“Me encuentro mejor que nunca”, dice Hodgson. “Soy más viejo y más sabio, y siento que tengo más cosas que ofrecerle al público. Creo que nunca he tenido un sonido tan bueno, y debo decir que esta es la mejor banda que he reunido jamás”.

Sin embargo, Hodgson, que dará un par de conciertos en Nueva Jersey, se encuentra en una situación un poco extraña. Las canciones que grabó con Supertramp en los años 70 y a principios de los 80, como ‘The logical song’, ‘Take the long way home’ y ‘Dreamer’, siguen sonando a menudo en la radio.

Pero el nombre de Roger Hodgson es mucho menos conocido que el de Supertramp. “Mi nombre es una incógnita para la mayoría de la gente”, dice. “El público lleva años escuchando esas canciones, pero me ha costado mucho trabajo establecer mi propio nombre”.

Su primera grabación se remonta a 1969, cuando tocó la guitarra en la canción ‘Duck Pond’ de un grupo que se llamaba People Like Us. Por aquella época, acababa de dejar el internado de Buckinghamshire donde había cursado sus estudios.

Menos de un año después, fue contratado para ponerle la voz a ‘Mr. Boyd’, un single de una banda pop llamada Argosy. Entre los miembros de aquel grupo improvisado se encontraba el pianista Reginald Dwight, que más adelante cambiaría su nombre por el de Elton John.

“Sí, Reggie hizo un gran trabajo en esa canción”, dice Hodgson con una carcajada. Y en plan más serio, añade: “Yo estaba totalmente abrumado. Tenía 19 años y trabajar con esos músicos de sesiones tan reputados fue un bautismo de fuego impresionante”.

Luego Hodgson contestó a un anuncio que había puesto Rick Davies para formar una nueva banda de rock progresivo, y el resultado de aquello fue Supertramp. Inicialmente, ambos componían la música de las canciones, mientras que Richard Palmer, otro de los miembros fundadores del grupo, escribía las letras.

Cuando Palmer dejó la banda, Hodgson y Davies tomaron el mando como letristas. Discos como ‘Crime of the century’, ‘Crisis? What crisis?’ y ‘Even in the quietest moments’ consiguieron hacerse un hueco en las emisoras de rock progresivo.

En 1979, Supertramp alcanzó el cenit de su popularidad con ‘Breakfast in America’. “Estuvimos ocho meses metidos en el estudio”, dice Hodgson. “Luchamos duro hasta conseguir las mezclas adecuadas. Había unas sensaciones muy positivas mientras grabábamos ese disco, e hicimos las cosas muy bien”.

La piedra angular de su obra, según Hodgson, está en ‘The logical song’. “Esa canción contiene una pregunta universal: ‘Por favor, decidme quién soy yo’”, dice Hodgson. “Yo quería saber por qué estaba aquí. Mi infancia y mi educación, en vez de ofrecerme respuestas, me dejaron aún más confundido”.

“La música siempre ha sido un lugar en el que yo expresaba lo que me estaba sucediendo”, dice Hodgson. “Yo no soy diferente a otras personas, y a través de la música quería compartir mis alegrías y mis penas”.

Por esa razón, a Hodgson le agrada que sus canciones hayan encontrado una audiencia muy receptiva. Por ejemplo, ‘Give a little bit’, del álbum ‘Even in the quietest moments’, recibió un premio de la ASCAP como una de las canciones más interpretadas en 2005, casi 30 años después de haber sido publicada.

“Esa canción tiene vida propia”, dice Hodgson. “Tiene una cualidad que hace que la gente abra su corazón, sobre todo en estos tiempos que corren”. Añade que muchas veces termina sus conciertos interpretando ese tema.

Tras la publicación de ‘Famous last words’ en 1982, Hodgson decidió emprender una carrera en solitario. Después de haber conseguido un éxito moderado con sus dos primeros discos como solista, se tomó un descanso para dedicarse a criar a su familia en California.

Durante su gira actual, Hodgson está combinando sus grandes éxitos con otras canciones menos conocidas y también algunos temas inéditos. “Es un gran espectáculo”, dice. “Lo mejor es que puedo controlar la energía a través de esa conexión que mantengo con el público, y ahora soy más feliz que nunca”.