Artículos

"No podemos mirar a los políticos y esperar una solución" (Mayo 2000)

Publicado en Artículos

Fernando Martín, del diario "El País", habló con Roger Hodgson a raíz de la presentación de su álbum en solitario "Open the door".


Roger Hodgson (Inglaterra, 1950), que fuera covocalista de los legendarios Supertramp y autor de inolvidables canciones del grupo como ‘The logical song’, ‘Dreamer’ o ‘Give a little bit’, vuelve a primera línea de la actualidad musical con ‘Open the door’.

Este álbum es el cuarto disco de una carrera en solitario en la que, lejos de tratar de escapar de aquel sonido multivendedor y tan característico, se diría que Hodgson lucha por hacer de aquella identidad colectiva un rasgo de afirmación de la suya propia. Es por eso por lo que, como comenta el cantante, haya tan pocas sorpresas en su nuevo álbum.

“En él hay canciones nuevas y viejas. Estas últimas tienen mucho que ver con lo que yo componía en la última etapa de Supertramp. Tal vez en las nuevas se pueda notar algo distinto. Pero mi intención era no romper con lo que ha sido mi carrera, porque, al esperar tanto tiempo para sacarlo, la gente se había desconectado un tanto de mi música".

El intento no podía haberle salido mejor, ya que, cuando se escucha ‘Hungry’, primer sencillo extraído del disco, se tiene la sensación de oír algún corte raro de los autores de ‘Breakfast in America’. Explica Hodgson: "Cuando decidimos los instrumentos para hacer los solos y usamos un saxo, nos sonó terriblemente a Supertramp. Pero no hubo más remedio que dejarlo así, porque la canción lo pedía”.

Ante la duda planteada de si esto no implica una postura muy acomodaticia, Roger exhibe su lado más práctico: “Mira, en todo este tiempo las cosas han cambiado mucho y creo que, aunque no es muy arriesgado, sí es necesario recordar a la gente quién soy. ‘Hungry’ seguro que ayuda a eso”.

Coproducido junto al compositor y arreglista Alan Simon, ‘Open the door’ revela también la actual situación vital de Hodgson, que ha decidido trasladar su domicilio a la campiña francesa y se ha hecho permeable a los sonidos típicos de aquella zona.

“Grabé este disco en Bretaña, en un estudio en el campo, y lo hice con muy buenos músicos celtas. Para mí fue muy interesante incorporar sus influencias, instrumentos como la gaita”.

Otro aspecto a destacar en el disco son las opiniones de tinte social que Hodgson vierte en el tema ‘Showdown’, el que se incluye un viejo discurso de Ronald Reagan. “En esta canción trato de expresar muchas cosas. Una de ellas es que no podemos mirar a los políticos y esperar de ellos una solución. Hemos de encontrarlas por nosotros mismos. Si les seguimos dejando tomar las decisiones más importantes, seguro que se producirá un fracaso, una ruptura”.

En cuanto a la capacidad de adaptación a los sonidos del presente, el intérprete no se muestra muy partidario de sucumbir a los cantos de sirena de la tecnología: “Este álbum es muy orquestal, muy orgánico, pero no desdeño lo que la tecnología puede ofrecerme. Sin embargo, no me interesa hacer un álbum tecno, precisamente porque creo que se pueden hacer cosas más excitantes mediante la tecnología en la música. Por ejemplo, Nine Inch Nails, que es una de las propuestas más interesantes que he escuchado últimamente”.

Al hablar con Roger, es obligatoria la pregunta sobre sus relaciones con el otro generador de música en Supertramp, el teclista, compositor y cantante Rick Davies. Sin embargo, no elude la respuesta, incluso con una sonrisa.

“En este momento no tenemos ningún tipo de contacto. Me encantaría que las cosas fuesen de otra manera, pero desafortunadamente están así. Cuando echo un vistazo a los tiempos de Supertramp, miro aquella época como algo mágico y maravilloso, pero, por si su siguiente pregunta es si pensamos volver a juntarnos, le responderé que no”.

En la página web personal de Hodgson en Internet hay una frase que puede leerse en lugar preeminente y que reza: “We do not stop playing because we grow old. We grow old because we stop playing” (“No paramos de tocar porque nos hagamos viejos. Nos hacemos viejos porque paramos de tocar”).

Para Roger Hodgson, ya en la cincuentena, la frase resume toda su filosofía vital: “Para mí lo más importante del mundo es tocar música sobre el escenario. Yo nunca trato de hacer canciones serias. Creo que mi misión es, simplemente, hacer a la gente feliz".

Hodgson ofrecerá un solo concierto en España el próximo día 31 en la sala Arena de Madrid.