Entrevistas en exclusiva

Wim Daans en "The Logical Web" (Abril 2021)

Publicado en Entrevistas The Logical Web

Juan Lago y Abel Fuentes entrevistaron en exclusiva para THE LOGICAL WEB al belga Wim Daans, profesional del negocio de la música que desde el año 2008 ha sido el técnico de teclados y el responsable de producción durante todos los conciertos en solitario de Roger Hodgson.


TLW: ¿Cuándo y dónde naciste?

WIM: Nací el 27 de Noviembre de 1967 en Amberes (Bélgica).

TLW: ¿Cuáles fueron tus principales influencias musicales durante tus primeros años de vida? ¿Qué bandas te gustaban más por entonces?

WIM: Crecí con la música ‘new wave’ y el ‘synth pop’, gracias a grupos como Bauhaus, The Cure, Sisters of Mercy, Depeche Mode, OMD, Soft Cell, Gary Numan, The Jesus & Mary Chain, Joy Division...

TLW: ¿Cómo empezaste a interesarte por ese tipo de música?

WIM: La primera banda que me dejó alucinado fue probablemente Kraftwerk, cuando un amigo mío me puso a todo volumen una cinta de “The Robots” en su reproductor estéreo. Nunca había oído nada como eso, y desde entonces siempre he estado enamorado del sonido de los sintetizadores.

TLW: Ya por entonces tocabas los teclados… ¿Estudiaste algo relacionado con la música en tus comienzos? ¿Tocabas algún otro instrumento?

WIM: Aunque puede parecer increíble, en realidad soy flautista. Estuve asistiendo a una academia de música desde los 5 años hasta los 15. Después me interesé por la música ‘underground’ y ya no hubo marcha atrás.

TLW: ¿Cómo empezaste a tocar el sintetizador con algunas bandas de música electrónica de baile como Lords of Acid?

WIM: A los 17 años entré en mi primer grupo, The Arch, para encargarme del sintetizador. Acababa de comprarme de segunda mano mi primer teclado, un Roland Juno 60, gracias a lo que ahorré trabajando todo el verano. Enseguida firmamos un contrato y publicamos nuestro primer maxi-single un año más tarde. Luego toqué en varias bandas más antes de aterrizar en Lords of Acid, que es el mayor grupo con el que he tocado jamás. Vendimos más de un millón de discos y dimos muchos conciertos en los Estados Unidos. ¡Fue una época de locura!

TLW: A mediados de los años 90 empezaste una carrera en solitario con un proyecto de música ambiental llamado Karma de la Luna, con el que grabaste dos álbumes, “Travel Without Moving” y “A Masterplan For the Addict”… ¿Cómo te viste envuelto en ello?

WIM: Mi compañía de discos acababa de lanzar una nueva filial de música ambiental, Barramundi, y estaban buscando algunas canciones. Yo escuchaba mucha música de ese tipo, como los primeros KLF & The Orb, Future Sound of London, Brian Eno o William Orbit, y durante mi tiempo libre componía ese tipo de sonidos, así que aquello encajaba conmigo. La primera canción que publiqué funcionó muy bien, y enseguida me encontré preparando un álbum en solitario. Era estupendo poder hacer algo que era cien por cien mío por primera vez en mi vida.

TLW: Más adelante empezaste a trabajar en el aspecto técnico de la música… ¿A qué se debió ese cambio en tu carrera profesional?

WIM: Alrededor del año 2000 el negocio discográfico atravesó una gran crisis. La gente se descargaba música de forma ilegal, no había ingresos, las casas de discos fueron a la quiebra y los estudios de grabación cerraron sus puertas. Además de eso, Lords of Acid, que era un grupo administrado por una discográfica y también era mi principal fuente de ingresos, ya no recibía ofertas para tocar en directo y eso me dejaba sin trabajo como músico. Y mis discos en solitario estuvieron bien, pero no me proporcionaron ningún beneficio. Yo siempre he sido un músico muy ‘tecno’, y también he trabajado como técnico para otras bandas. Así que resultó bastante natural dedicarme a aquello que me daba trabajo. A veces tú no eliges tu propio camino, sino que la vida lo hace por ti.

TLW: Empezaste a trabajar con Roger Hodgson en 2008… ¿Cómo le conociste?

WIM: Desde 2001 estuve trabajando para “Night of the Proms”, que es una enorme producción de ‘pop’ y música orquestal que cada año invita a diferentes artistas y tiene lugar en varias ciudades. Creo que Roger participó en el festival en 2005. Quería tocar “Fool’s Overture”, y me pidieron que programase los sonidos de sintetizador para él. Supongo que le gustó lo que hice, porque al año siguiente me invitó a trabajar con él en los conciertos que hacía en formato de dúo. Desgraciadamente mi agenda estaba completa, y hasta el año 2008 no pude aceptar su oferta. Me alegro de que finalmente pudiéramos trabajar juntos, porque eso cambió mi vida.

TLW: ¿Qué pensaste cuando Roger te pidió que te unieras a él?

WIM: Para mí fue un gran honor, por supuesto. Todo lo que había hecho hasta entonces siempre había sido en mi propio país, e incluso Lords of Acid era un grupo belga que tuvo proyección a nivel internacional. Y de repente un artista legendario me pedía que trabajara para él durante una gira mundial, aunque al principio solo fueran algunos conciertos. Me encontraba realmente emocionado, y sentía que por fin había logrado llegar a alguna parte. Además me encantaban Roger y su música, así que fue como si un sueño se hiciera realidad.

TLW: ¿Recuerdas cómo fue tu primer concierto con Roger?

WIM: Fue en formato de dúo, en algún lugar de Alemania, y sinceramente no lo recuerdo demasiado bien. Pero los siguientes conciertos fueron los primeros que dio con banda, y se celebraron en Brasil. Jamás olvidaré aquella experiencia. No conocía a ningún miembro del grupo, nunca había estado en Sudamérica y ni siquiera sabía en qué consistía mi trabajo, aparte de ocuparme de los teclados de Roger. Su equipo de representantes me envió un billete de avión, y junto al ingeniero de sonido holandés cogí un vuelo sin saber qué me esperaba. Pero resultó ser genial, e hice muy buenas migas con los músicos. Estuvimos un par de días ensayando en un estudio de grabación y después dimos el primer concierto en un festival. Tal vez el sonido no fue perfecto, pero creo que lo sacamos adelante bastante bien. Desde aquel momento ya no dejamos de dar conciertos, y aquello se convirtió en una gira mundial sin fin.

TLW: ¿De qué concierto con Roger guardas un mejor recuerdo?

WIM: Es difícil quedarse con un único concierto memorable. Claro que ha habido altibajos, pero prácticamente cada actuación ha sido una experiencia única. Viajamos con muy poco equipaje y no llevamos con nosotros un equipo de producción completo, lo que significa que dependemos del equipo que alquilamos en cada lugar y trabajamos con técnicos locales. Siempre es un gran reto montar un concierto en esas condiciones tan exigentes, pero también es algo muy reconfortante. Al final no importa donde actuemos, porque Roger siempre ofrece un espectáculo increíble. Tiene ese gran talento para empatizar con el público y conectar con la gente, ya sea en un pequeño teatro con 200 personas, en un recinto de ‘rock’ o en un enorme festival al aire libre.

TLW: Volviendo al festival europeo “Night of the Proms”… ¿Cómo comenzaste a trabajar en él?

WIM: Yo estaba trabajando en una compañía de alquiler de equipos de sonido cuando les ofrecieron cubrir un puesto para un técnico de teclados. Y la empresa me pidió que me encargara de ello, dada mi experiencia tanto con los teclados como con la música clásica.

TLW: ¿Se trata del mayor evento musical en el que has trabajado?

WIM: Es, desde luego, la mayor producción a nivel de gira en la que he trabajado, pero también he participado en otras producciones más grandes con una ubicación fija como “Tomorrowland”, “Rock Werchter” o “Pukkelpop”.

TLW: En “Night of the Proms” has trabajado con montones de grupos y artistas famosos, entre ellos Roger Hodgson… ¿Cuáles de ellos son tus favoritos?

WIM: Obviamente Roger está entre mis favoritos de siempre, y nos ha acompañado en varias ediciones. También es genial trabajar con Alan Parsons, me encanta Tears For Fears, Shaggy fue bonito y muy divertido, The Jacksons son increíbles, Grace Jones es una gran intérprete, James Brown es una leyenda, la reina de la música ‘disco’ Donna Summer (con la que tuve el honor de reprogramar las secuencias de Moog de Giorgio Moroder en “I Feel Love”), mis héroes de la ‘new wave’ Simple Minds… Y muchos más. Sinceramente, disfruto mucho trabajando prácticamente con todos los artistas que tocan con nosotros. Escuchar todos esos grandes clásicos acompañados de una orquesta y un coro es alucinante. Su sonido es tan bueno y le añade tantas cosas a la música que casi me decepciona volver a escuchar las versiones originales de esas mismas canciones en la radio. (RISAS)

TLW: Además de con Roger, también has estado de gira con Utravox, Axelle Red, Clouseau, Lara Fabian, Krezip, Natalia, Anastacia y muchos otros grupos y artistas… ¿De cuál de esas giras estás más orgulloso?

WIM: Sin duda, de Ultravox. Siempre he sido un gran fan del grupo, y cuando me ofrecieron el puesto de técnico de teclados me uní a ellos siendo el único belga dentro de un equipo formado totalmente por ingleses. Pero tanto la banda como los técnicos son una gente increíble, y desde el primer momento me sentí como en familia. Todavía soy amigo de muchos de ellos, y cuando estoy en el Reino Unido o ellos están en Bélgica siempre intentamos vernos. ¡Son unos recuerdos maravillosos!

TLW: Has trabajado como diseñador de sonido, productor de estudio, técnico de amplificadores, ingeniero de producción, editor de vídeo, responsable de escenario, consultor general… ¿Cuál de esos roles te gusta más?

WIM: ¡Todos ellos! (RISAS) Me gusta aprender cosas nuevas y afrontar nuevos retos, y por eso cambio de rol tantas veces. Cuando hago lo mismo durante mucho tiempo, acabo aburriéndome. Ese es uno de los motivos por los que salir de gira con Roger es tan especial: puedo ocuparme de un montón de cosas a la vez. Y también me encanta ser responsable de producción, porque estás en una posición intermedia entre la banda y su equipo, los promotores, los técnicos, los tramoyistas… Me gusta ser una especie de pegamento entre todo eso y asegurarme de que todo el mundo pueda hacer su trabajo en condiciones óptimas.

TLW: ¿Has trabajado alguna vez en películas, programas de televisión, obras de teatro, presentaciones de compañías u otros eventos?

WIM: Todavía era un estudiante cuando empecé a trabajar en programas de televisión, encargándome de todas las partes musicales de algunos de ellos como “La Ruleta de la Fortuna”. ¡Grabábamos hasta cinco programas al día! En realidad ese fue mi primer trabajo remunerado, y le dedicaba tanto tiempo que no conseguí terminar mis estudios… Nunca he hecho películas ni presentaciones de compañías. ¡Tal vez ese sea otro desafío! (RISAS)

TLW: ¿Qué equipo sueles usar en un concierto con Roger?

WIM: La herramienta principal es un Macbook Pro con ‘software’ Mainstage y una tarjeta de sonido RME: casi todos los sonidos de Roger salen de ese sistema. Cuando empezamos, Roger llevaba dos grupos externos MIDI que se conectaban a su teclado Triton. Pero la mayoría de esos módulos eran cada vez más viejos y menos fiables, y además había que cargar con mucho peso. Así que empecé a hacer ‘samples’ de esos sonidos con ‘software’ y desarrollé un sistema de repuesto para una posible situación de emergencia. Y esta se dio durante un concierto en Beirut, no muy lejos de donde se produjo recientemente esa gran explosión. El teclado Triton que nos proporcionaron no funcionaba, así que no podíamos conectar los MIDI y no tuvimos otra elección que usar mi sistema de repuesto Mainstage. A Roger le gustó tanto que desde entonces no hemos dejado de utilizarlo. Es mucho más compacto y fiable, y también suena genial.

TLW: ¿Qué principales diferencias hay entre un concierto en solitario, uno con banda y uno con orquesta?

WIM: Para mí, desde un punto de vista técnico, no hay demasiada diferencia. Por supuesto, para el ingeniero de sonido que está mezclando el concierto es muy diferente, pero casi todo lo demás es prácticamente igual. Tenemos tres versiones del sistema Mainstage para los tres tipos de actuación que ofrece Roger: una con más bajos para los conciertos en solitario (ya que no tenemos el impacto de la batería y el bajo), otra para los conciertos con banda, y otra más básica para los conciertos con orquesta (ya que la orquesta destaca en algunas de las partes). Para mí es simplemente una cuestión de cargar la versión adecuada cada vez. ¡Realmente sencillo!

TLW: ¿Es muy diferente este equipo del que usas con otros artistas?

WIM: En la mayoría de producciones suelo utilizar diferentes combinaciones de Macbooks, tarjetas de sonido RME y ‘software’ Logic o Mainstage. Es un sistema realmente sólido y lo conozco muy bien. Es, por ejemplo, el que usé con Ultravox y también en “Night of the Proms”.

TLW: Roger siempre ha sido muy bueno trabajando sobre el sonido, e incluso ha producido algunos discos de Supertramp y en solitario… ¿Suele indicarte de algún modo cómo hacer parte de tu trabajo?

WIM: ¡Oh, sí, continuamente me está indicando cosas! (RISAS) Roger sabe muy bien lo que quiere y también es muy perfeccionista respecto al sonido, así que le dedica mucho tiempo a hacer pruebas hasta que consigue dar con lo que busca. Además, le pide esa misma dedicación a su equipo, y esa es una cualidad que he aprendido a apreciar mucho. A veces puede ser un poco duro, pero con Roger nunca se trata de algo personal sino de la música, ya que él es igual de duro consigo mismo que con cualquier otro. Al final, cuando las cosas salen bien y ofrecemos un gran concierto, te das cuenta de que todo ese trabajo duro ha merecido la pena. Y Roger puede ser exigente, pero también es comprensivo si algo sale mal. Simplemente acepta el hecho de que todos somos humanos y a veces cometemos errores. Buscamos la perfección, pero a la vez aceptamos que nada puede ser absolutamente perfecto.

TLW: ¿Con qué miembro de la banda actual de Roger te llevas mejor?

WIM: David Carpenter es mi gran colega, mi hermano de otra madre. Tenemos una relación muy especial e incluso hemos hecho música juntos. Pero todos los miembros de la banda son geniales. Cuando pasas tanto tiempo de gira, necesariamente tienes que llevarte bien con los demás. En un año ajetreado yo estoy junto a mis compañeros de trabajo más tiempo que con mi propia familia. La intensidad de las giras crea una conexión que dura para siempre, y por eso Roger le dedica mucho tiempo a seleccionar a los nuevos miembros de su banda, teniendo en cuenta tanto su talento como su personalidad.

TLW: ¿Echas de menos a Aaron MacDonald y a Kevin Adamson, que dejaron la banda para pasar más tiempo con sus familias?

WIM: Claro que sí, echo mucho de menos a Kevin y a Aaron. Ambos son grandes amigos que han salido de mi vida. Esa es la tragedia de las giras: construyes relaciones muy intensas que después desaparecen de repente. Gracias a Dios hoy en día tenemos Internet para seguir en contacto. En cualquier caso, Ray y Michael son dignos sucesores de Kevin y Aaron.

TLW: Todo el mundo sabe que Roger es un músico con mucho talento… ¿Qué piensas de él como persona, después de haber trabajado a su lado tantos años?

WIM: Bueno, como persona Roger es un tipo encantador con alma de antiguo ‘hippie’. Es un pensador y un buscador, y le gusta soñar con un mundo mejor. Es alguien muy fácil de tratar y también un poco introvertido. No tiene una actitud de estrella del ‘rock’ y sabe apreciar las cosas sencillas de la vida como un paseo por el parque, una mirada hacia las nubes o un sorbo de su capuchino...

TLW: ¿Cuánto ha cambiado tu vida desde que trabajas con Roger?

WIM: No creo que Roger haya cambiado mucho mi forma de pensar (yo también soy un poco viejo ‘hippie’), pero definitivamente la experiencia de recorrer el mundo junto a este encantador grupo de personas ha dejado una gran huella en mí. Es algo que ha abierto mi mente y mi mundo, y siempre estaré agradecido por ello.

TLW: ¿Qué cosas has aprendido de él?

WIM: Me gusta mucho que Roger siempre te anima a explorar. Por ejemplo, en una época en la que él quería grabar material en vídeo le sugerí que comprara una cámara Gopro y la probara. A Roger le encantó la idea y poco después empecé a manejar un equipo de vídeo completo, filmando cada concierto y aprendiendo a editar vídeos sobre la marcha.

TLW: ¿En qué proyectos has trabajado últimamente? ¿Cómo ha afectado esta pandemia mundial a tu trabajo?

WIM: Esta pandemia ha sido muy dura para todos los que trabajamos en la industria de la música, y sobre todo la falta de perspectiva ha sido algo muy difícil con lo que lidiar. Yo dediqué la mayor parte de mi energía a mi negocio de salsa picante (“Happy Hatter Hot Sauce”), que ha funcionado bastante bien mientras no estaba de gira. Así que he pasado mucho tiempo cultivando pimienta y en la cocina. No sé muy bien que pasará con ello cuando volvamos a salir de gira, supongo que tendré que volver a dejarlo en un segundo plano. (RISAS) También he estado ocupado con mi proyecto de música ambiental en solitario, que se llama Pulse Mandala. Me encanta pasar la tarde en mi estudio conectando y probando sintetizadores modulares y dar con algunos sonidos de otro mundo. Esa es mi meditación, mi forma de encontrar la paz mental en mi ajetreada vida.

TLW: Para terminar… ¿Cómo te definirías a ti mismo?

WIM: Yo me veo a mí mismo como un explorador técnico-artístico, un buscador y un ser humano en progreso. Estoy muy orgulloso de hacer mi trabajo con gran responsabilidad, iniciativa y entusiasmo, y el desafío continuo que me ofrecen los avances de la tecnología me permite traspasar fronteras, expandir mi mente y encontrar soluciones innovadoras. Básicamente me gusta trabajar con gente creativa, amable y sensata en nuevos proyectos que me estimulen para conseguir que sucedan cosas interesantes.


Wim hablando con Roger sobre el escenario antes de un concierto.


En plena faena, delante de sus herramientas de trabajo habituales.

Junto a Roger en Brasilia, visitando el Templo da Boa Vontade.


Juan Lago and Abel Fuentes interviewed exclusively for THE LOGICAL WEB Wim Daans, a Belgian professional from the music business who since 2008 has been working for Roger Hodgson as a keyboard technician and production manager in all his live shows.

TLW: When and where were your born?

WIM: I was born on November 27th, 1967, in Antwerp, Belgium.

TLW: What were your main musical influences during your childhood? What bands were you a big fan of back then?

WIM: I grew up with new wave and synth pop. Bands like Bauhaus, The Cure, Sisters of Mercy, Depeche Mode, OMD, Soft Cell, Gary Numan, The Jesus & Mary Chain, Joy Division...

TLW: How did you start to be interested in that sort of music?

WIM: The first band that totally blew me away was probably Kraftwerk. A friend of mine played me a cassette copy of “The Robots” on his very loud stereo when I was age 14. I had never ever heard anything like it. I’ve been in love with the sound of synthesizers ever since.

TLW: Back then you played keyboards… Did you study something related to music during your early years? Did you play other instruments as well?

WIM: Believe it or not, but I’m actually a flute player. I went to the local academy between age 5 and 15. Then I got into underground music and never looked back.

TLW: How did you start to play synths music with some electronic dance music bands like Lords of Acid?

WIM: I joined my first band, The Arch, at the age of 17 as a synth player. I had just bought my first second hand keyboard (a Roland Juno 60) from what I saved on a student summer job. We got signed pretty quick and recorded and released our first 12” a year later. I played in a few other bands before I landed in Lords of Acid, which was the biggest band I ever played in. We sold over a million records and toured the US a lot. Crazy times!

TLW: In the mid-1990s you started a solo career with an ambient project called Karma de la Luna, recording two albums (“Travel Without Moving” and “A Masterplan For the Addict”)… How did you get involved in that?

WIM: My record company had just started a new ambient sub-label, Barramundi, and needed some songs for that. I was already listening to a lot of ambient, like early KLF & The Orb, Future Sound of London, Brian Eno, William Orbit, and did a lot of soundscaping in my free time, so it was really up my alley. The first song I submitted did really well, so soon I found myself making a full solo album. It felt really great to make something that was 100% me for the first time in my life.

TLW: Later on you started working on the technical aspect of music… Why did you decide to make that change in your professional career?

WIM: Around the year 2000 the record business went through a crisis. People started downloading music ilegally, there was no more money, record labels went bankrupt and recording studios closed their doors. On top of that Lords of Acid, which was run by a record company and was also my main income, didn’t get any more tour support, so there was just no more work for me as a musician. My solo work was fun but didn’t pay the bills. I’ve always been a “techy” musician, and I had always worked for other bands as a technician too. So it came pretty naturally to focus on where the jobs came in, and that was being a tech for bigger bands. Sometimes you don’t choose your own path: life chooses for you!

TLW: You started working with Roger Hodgson in 2008… How did you meet him?

WIM: I worked for “Night of the Proms” since 2001. It is a huge touring orchestral/pop production featuring different famous artists each year. I think Roger joined us on tour in 2005. He wanted to play “Fool’s Overture”, and I was asked to program the synth sounds for him. I guess he really liked what I did because the next year he asked me to join him on his duo shows. Unfortunately I was already fully booked, and it took until 2008 when our agenda’s finally matched. I’m glad we connected in the end, because it changed my life.

TLW: What did you think when Roger asked you to join him?

WIM: I was totally honoured of course. Everything I had done before had always started in my own country. Even Lords of Acid was a Belgian band going international. But now I was being asked by a legendary artist to join him for a world tour (well, it was just a few shows in the beginning). I was really really super excited. It felt like I finally made it. On top of that I really liked Roger and his music. It was like a dream come true.

TLW: Do you remember what your first concert with Roger was?

WIM: The first show was a duo show somewhere in Germany, and I honestly can’t remember much of it. But the next few shows were the first ever band shows, and they were planned in Brazil. I’ll never forget that experience. I didn’t know the new band, I had never been to South America, and I didn’t really know what my job description was apart from looking after Roger’s keys. Management sent me a plane ticket and me and the Dutch sound engineer stepped on a flight, not knowing what to expect. But it turned out to be great and we got along really well with the musicians. We did a few days of rehearsals in a recording studio and then did our first festival show with the band. It was probably a bit rough around the edges, but I think we pulled it off pretty well. From that moment on we started touring more and more, until it became a full time non-stop world-tour.

TLW: What show with Roger do you keep the best memory of?

WIM: It’s hard for me to pick out just one memorable show. Sure there were ups and downs, but mostly every show was a unique experience. You see, we travel light and don’t have a full production with us. That means we have to rely on equipment that we rent locally and work with local people every time. It’s always a challenge to get a show together in these challenging conditions, but it’s also very rewarding. In the end, no matter where we played, Roger always gave an amazing show. He has that talent to tune into a crowd and connect with people, be it an intimate 200 seater show, a big rock venue, or a crazy outdoor festival.

TLW: Going back to the European indoor festival “Night of the Proms”… How did you begin working on it?

WIM: I was working for a backline rental company when the position for a keyboard tech got offered to them. The company asked me for the job, given my expertise with both keyboards and classical music.

TLW: Is it the biggest musical event you have ever worked on?

WIM: It’s definitely the biggest touring production I’ve worked for, but I’ve also worked on even bigger non-touring productions, festivals like “Tomorrowland”, “Rock Werchter” or “Pukkelpop”.

TLW: On “Night of the Proms” you have worked with lots of famous groups and solo artists, including Roger Hodgson… Which of them are your favourite ones?

WIM: Obviously Roger is among the all time favourites, and he has joined us on many editions. Alan Parsons is also great to work with, I loved Tears for Fears, Shaggy was super cool and funny, The Jacksons just awesome, Grace Jones such a great performer, James Brown a legend, Donna Summer the disco queen (I had the honour and fun of re-programming the Giorgio Moroder Moog sequences on “I Feel Love”), my new wave heroes Simple Minds… And so many more. Honestly, I enjoy almost every artist that we welcome on tour. Hearing those old classic songs with a full orchestra and choir is just beyond amazing. It’s so good and it adds so much to the music that I’m mostly disappointed when I hear the original song again on the radio. (LAUGHS)

TLW: Apart from Roger, you have also toured with Utravox, Axelle Red, Clouseau, Lara Fabian, Krezip, Natalia, Anastacia and many other bands and artists… What of those tours are you proudest of?

WIM: That must have been Ultravox. I’ve always been a fan of Ultravox, and when I got asked for the position of keyboard tech, I landed as a sole Belgian in a full English crew. But the band and crew were just amazing people, it felt like family straight away. I’m still friends with many of them and whenever I’m in the UK or when they’re in Belgium we try to hook up. Absolutely great memories!

TLW: You have worked as a sound designer, studio producer, backline technician, playback engineer, video editor, stage/production manager and global consultant… What of all those roles do you like the most?

WIM: All of them! (LAUGHS) No, I like learning new things and take on new challenges, so that’s why I switch focus so many times. I get bored when I do the same thing for too long. That’s why touring with Roger is so great: I can take care of a lot of things at the same time. I also love being a stage manager. It puts you in the middle position between bands and their crews, promotors, technicians, stagehands … I like being the glue between all that and make sure everybody can work and play in optimal conditions.

TLW: Have you ever worked on films, television shows, theatre productions, company presentations or other events?

WIM: I was still in school when I started working for TV shows. I did all the sound cues for popular game programs like “Wheel of Fortune”. Five shows a day, live on tape! It was my first payed job actually, and as I rolled into it, I failed to finish school…. Oops! I’ve never done film and company presentations. Maybe that’s another challenge! (LAUGHS)

TLW: What equipment do you use in a show with Roger?

WIM: The main tool is a Macbook pro with Mainstage software and an RME soundcard: almost all of Roger’s sounds come out of that rig. When we started out, Roger carried two racks of MIDI outboard gear that got fed from his Triton keyboard. But most of these modules were getting old and unreliable, and it was a lot to carry around too. So I started sampling all the sounds into software and developed a back-up system that we could use in case of emergency. That emergency happened on a show in Beirut (not far from where the recent explosion happened). The local Triton didn’t work, we could not address our MIDI racks, and there was no choice but to use my Mainstage back-up system. Roger loved it so much that we’ve kept on using it ever since. It’s a lot more compact, reliable and sounds great too.

TLW: What main differences are there among a solo show, a band show and an orchestra show?

WIM: For me, there’s not that much difference between duo, band and orchestra shows from a technical point of view. For the sound engineer who’s mixing the show it’s a huge difference of course, but everything else pretty much stays the same. We have three versions of Roger’s Mainstage rig for the three types of show: a bit more bass-heavy for solo shows (because we don’t have the impact of drums and bass), the regular band show, and then a stripped down version for orchestra shows (because the orchestra takes over some of the parts). For me it’s just a matter of loading in the right session: easy!

TLW: Is it very different from the equipment you use with other artists?

WIM: On most productions I’m always that Mac guy and I use several Macbooks, RME soundcards and mostly Logic and/or Mainstage software. It’s just such a great rock solid combo and I know my way around it. It’s what I used for Ultravox too, and also for “Night of the Proms”.

TLW: Roger has always been very good working on sound, even producing some Supertramp and solo albums… Does he indicate you anytime how to do part of your work in any way?

WIM: Oh yes, he indicates what he wants all the time! (LAUGHS) He really knows what he wants and he’s a perfectionist about it as well, so he spends a lot of time tweaking until perfection and demands the same devotion from his team. It’s a quality I’ve learned to appreciate a lot. It can sometimes come across a being hard, but with Roger it’s never personal: it’s about the music and he’s equally hard on himself as on anyone else. In the end when everything comes together and we have a great show, you realise that all that hard work was worth it. And Roger may be demanding, he’s also forgiving if something goes wrong. He just accepts the simple fact that everybody is human and makes mistakes sometimes. We all aim for perfection, while at the same time we accept it’ll never be 100% perfect.

TLW: What member of Roger’s current band you get on well the most with?

WIM: David J. Carpenter is my buddy, my brother from another mother: we have special thing going and we even make some music together too. But everybody in the band is great of course. When you spend so much time on the road, you just have to get along. In a busy year I see my tour mates more than I see my family. The intensity of touring just creates a connection that will last forever. That’s why Roger spends a lot of time to select new members equally on talent as on personality.

TLW: Do you miss Aaron MacDonald and Kevin Adamson, who left the band to devote more time to their families?

WIM: Oh yes, I really do miss Kevin and Aaron a lot. They were dear friends that got ripped out of my life. That’s the tragedy of touring: you build very intense relationships, and then they stop with a bang. Thank God we have the Internet to stay in touch these days. And Ray and Michael are worthy successors.

TLW: Everybody knows that Roger as a very talented musician… What do you think of him as a person, after having worked so many years with him?

WIM: Well, as a person Roger is just a sweet old hippie soul. He’s a thinker, a seeker, and he likes to dream about a better world. He’s easy going and slightly introvert. He doesn’t have a rockstar attitude and he really appreciates simple things like a walk in the park, a look out over the clouds, a sip from his cappuccino…

TLW: How much has changed your life since you work with Roger?

WIM: I don’t think Roger himself changed my way of thinking that much (I’m a bit of an old hippie myself) but the whole experience of touring the world with this lovely bunch of people has definitely left a great impression on me. It has opened my mind and opened my world, for which I am forever grateful.

TLW: What main things you have learnt from him?

WIM: I like very much that Roger encourages you to explore. For example, when he was in need of live footage I kinda suggested to buy a Gopro and give it a try. Roger loved the idea straight away and not long after that I was carrying a full video case around, filming every show, and learning how to edit video on the go.

TLW: What projects have you been working on lately? How has affected this world pandemic to your work?

WIM: This pandemic has been hard on everybody in the music industry, and especially the lack of perspective has been tough to deal with. I put my energy mostly on my hot sauce side-business (“Happy Hatter Hot Sauce”) which has been doing pretty good while not on the road. So I’ve been mostly growing peppers and spent time in the kitchen. I don’t really know what to do with this “Happy Hatter” project when we start touring again. I guess I’ll have to scale it down again. (LAUGHS). I also have my latest solo ambient project that keeps me busy, Pulse Mandala. I just love to spend the evenings in my studio patching and tweaking modular synthesizers and come up with soundscapes from another world. That's my meditation, my way to find peace of mind in my hectic life.

TLW: To finish… How would you define yourself?

WIM: I see myself as a technical-artistic explorer, a seeker, and a human being in progress. I take pride to execute my job with great responsibility, initiative and enthusiasm, and the never-ending challenge that fast evolving technology offers me, allows me to push boundaries, think outside of the box and come up with innovative solutions. Basically I like to work with creative, friendly, down-to-earth people on exciting new projects to make interesting things happen.


Wim talking to Roger on stage before a show.


At work, in front of his usual equipment and tools.

With Roger in Brasilia, visiting the Templo da Boa Vontade.