× Apartado dedicado a todas las canciones tanto de Supertramp como de Roger, para que des tu opinión sobre ellas.
Solo para que EXPRESES TU OPINIÓN de cada tema concreto. Cualquier otra duda, pregunta,... debe ir en el apartado correspondiente.

It's a hard world

Más
2 años 2 meses antes #25006 por ax_esi
It's a hard world Publicado por ax_esi
Y ya que estamos, y comentamos el otro día algo sobre esta canción, aprovecho y la traigo a la palestra.

Es curioso. La primera vez que la escuché tuve sentimientos encontrados.

Por una parte esperaba, con la vuelta más que esperada de nuestra querida banda, allende 1997, que volvieran al buen redil prog del Brother, pero por otra también me gustaba que no perdieran el aire más fiestero del Free as a bird, y al escuchar este tema abriendo el disco, por un momento pensé ¡¡ WTF !!, pero una vez pasado el "susto" me dejé atrapar por su aire melancólico, y es ahora para mi un temazo de esos que no pueden envejecer.

El principio es impresionante. A mi, como a todos, me imagino, siempre me han encantado las portadas de Supertramp, y en cierta manera condicionaban mi primera escucha de los discos, y en ésta no podían estar más acertados. Ese comienzo, etéreo y apacible, pero a la vez melancólico, como si estuvieras en la luna tomando una taza de té. Maravilloso.

Por otra parte, también recuerdo la tristeza que me produjo ver que no estaba mi querido Dougie en los créditos. Hoy en día, con Internet lo hubiéramos sabido un año antes, pero yo me enteré en ese momento y pensé, "quién co....es es este Cliff Hugo, y qué va a hacer con mis esperadas líneas de bajo.

Entonces escuché esos dibujillos etéreos en la intro, dándole un gran protagonismo en su puesta de largo, y dije "bueno, pues démosle una oportunidad al muchacho" :P

El comienzo podría encajar en la banda sonora de algún spinoff de Blade Runner, con ese toque post apocalíptico y melancólico, y luego la canción no "mejora" en el sentido de "alegría", continúa con esa atmósfera de novela negra, y la música se va a otros lares que me recuerdan un poco a la canción "Innuendo" de Queen o a veces a las guitarras de "They dance alone" de Sting, pero siempre "supertrampadas" como no podía ser de otra manera.

En fin, ahí van mis reflexiones peregrinas, y si alguien está leyendo esto a estas horas intempestivas, le dejo una versión en directo para acompañarle en su viaje al mundo de los sueños.

Querido boss. Se agradecería un fasciculillo de esa maravillosa Abelpedia que hablara de esta canción o de las circunstancias de este disco: "cómo fue la partida de Dougie" o "cómo hicieron las audiciones para nuevos bajistas".

Buenas noches.

.....

operator, is there something wrong with the line?

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
2 años 2 meses antes - 2 años 2 meses antes #25007 por Abel
Respuesta de Abel sobre el tema It's a hard world

ax_esi escribió: Querido boss. Se agradecería un fasciculillo de esa maravillosa Abelpedia que hablara de esta canción o de las circunstancias de este disco: "cómo fue la partida de Dougie" o "cómo hicieron las audiciones para nuevos bajistas".


Adjunto un extracto del capítulo número 38 de mi proyecto de libro.

Estaba a punto de terminar 1995 y habían transcurrido ya siete largos años desde la anterior gira de Supertramp y ocho desde la publicación de ‘Free as a Bird’, su último álbum de estudio. La banda había desaparecido por completo de la circulación, engrosando supuestamente la larga lista de dinosaurios del rock de los 60 y los 70 que habían pasado a mejor vida. Las últimas esperanzas para una posible reaparición del grupo parecían haberse desvanecido tras el nuevo desencuentro entre Roger y Rick, pero lo cierto era que este último ya había decidido firmemente regresar al mundo de la música cuanto antes.

“Las canciones fueron surgiendo poco a poco, de una forma relajada, en el estudio de mi casa”, dice Rick. “Siempre he necesitado estar aislado para componer música, y la presión por publicar un disco era inexistente. Por eso tardé más de cuatro años en tener listas las canciones necesarias para un nuevo álbum. Cuando escribo una canción mi idea es intentar que tenga calidad y pueda ser escuchada mucho tiempo después, pues nunca me ha interesado algo que sirva únicamente para un momento concreto. Cada vez era más exigente con las letras, porque quería hacer música que me gustase y me permitiese expresarme, aunque no fuese comercial. Y eso era muy difícil porque en el negocio discográfico todo el mundo busca un potencial single de éxito. Además, nunca me ha resultado fácil proyectar una cierta imagen como artista, pues no me gusta hacerme notar ni estar continuamente en los medios de comunicación”.

Después de haberse pasado cerca de un lustro más dedicado a disfrutar de la soleada California que a la creación musical, Rick por fin decidió desempolvar sus teclados y volver a engrasar sus manos de pianista. “Estuve ensayando durante mucho tiempo hasta lograr que mis dedos volvieran a adquirir velocidad”, cuenta Rick, “practicando sobre todo con temas clásicos de Cole Porter y algunas piezas de rhythm and blues”.

Con la idea inicial de publicar su primer álbum en solitario y dar algunos conciertos en clubes y teatros, Rick se animó a reunir en el estudio de su casa a varios músicos allegados con los que estuvo ensayando, haciendo improvisaciones y grabando maquetas un día por semana durante casi un año. Además del guitarrista Carl Verheyen y del polivalente Mark Hart, en aquellas sesiones domésticas Rick iba a contar con una sección rítmica totalmente nueva. El bajista era un viejo amigo de Carl que respondía al nombre de Cliff Hugo (Glendale, 1951), había formado parte de la banda de Ray Charles y era componente habitual de la Carl Verheyen Band. La batería estaba a cargo de Tom Walsh (Búfalo, 1952), quien había sido miembro fundador del grupo de jazz Spyro Gyra a mediados de los años 70 y llegaría a trabajar con artistas de la talla de America, Joe Cocker, Tina Turner o Rod Stewart.

“Aunque al principio tenía previsto publicar un disco en solitario con un estilo más blues”, confiesa Rick, “luego me di cuenta de que la mayoría de las canciones sonaban demasiado a Supertramp y que esa idea no tenía mucho sentido. Además, se me hizo muy difícil imaginarme lo que sería partir de cero como artista en solitario. Una cosa era publicar algo y otra muy distinta que una compañía de discos estuviese dispuesta a apoyarme sin tener un nombre detrás. Tampoco me veía a mí mismo enfrentándome a una nueva carrera artística después de mi trayectoria en Supertramp”.

El promotor Pascal Bernardin y el ejecutivo discográfico Georges Ohayon, dos franceses que eran grandes fans de Supertramp, se convirtieron en los grandes impulsores del proyecto. Ellos fueron quienes, tras escuchar las maquetas de varias canciones, convencieron a Rick para grabar un nuevo álbum bajo el nombre de Supertramp y no como artista en solitario, y quienes le ofrecieron un contrato con EMI Records. “Con el paso de los años habíamos perdido terreno en el mundo de la música”, admite Rick. “Cuando desapareces del panorama musical durante tanto tiempo hay otra gente que llega y ocupa tu lugar, pero sabíamos que seguíamos teniendo un público fiel y esperábamos no defraudarles”.

“Por entonces no tenía demasiado claro si Supertramp seguía existiendo o no”, añade Rick, “pues odio a los músicos que dicen que se retiran y luego vuelven a publicar otro disco o a salir de gira. Ese nunca fue nuestro estilo y por eso jamás hablamos de un retiro: el día que decidamos desaparecer nos iremos y punto, sin anunciarlo a los cuatro vientos. Simplemente, tras la gira de 1988 habíamos decidido tomarnos un tiempo indefinido para tener una vida más familiar y pensar qué queríamos hacer en el futuro. Siempre existía la posibilidad de que volviésemos a tocar juntos, y desde que en 1993 supe que Roger no quería formar parte de ninguna reunión estaba claro que si alguien iba a volver al frente de Supertramp ese era yo. Así que decidí añadir una postdata musical a esa larga carta que ya había escrito el grupo en los años 70 y 80, y opté por reunir de nuevo a algunos viejos amigos. Llamé a John y a Bob, con los que quería contar para el regreso de la banda, y ambos pensaron que era un buen momento para volver a reunirnos”.

John había regresado a Inglaterra a finales de 1991, y se encontraba viviendo cerca de Manchester. Cuando Rick le llamó aquel verano de 1996 ya llevaba algún tiempo colaborando ocasionalmente con un conjunto de nueve saxofonistas llamado Sax Assault, con los que un año antes había grabado el álbum en directo ‘Bang!’. El líder del grupo era Andy Scott, un músico que ejercía de tutor de saxofón en el Royal Northern College de Manchester, donde John era el estudiante de mayor edad de todos los que se habían matriculado en el tercer curso de Saxo Clásico. “Regresé a mi tierra natal porque me gustaba la lluvia y me encantaba ver crecer la hierba”, bromea John. “Además, los balidos de las ovejas y los mugidos de las vacas me relajaban mucho. Pero Rick interrumpió mis estudios al pedirme que tocara de nuevo con él y por eso sólo pude acabar tres de los cuatro años que formaban aquel plan de estudios. Así que no conseguí graduarme y eso me hace sentirme un estudiante fracasado y con un alto nivel de absentismo escolar”.

Bob, por su parte, seguía residiendo en su rancho de Fresno, donde estaba recuperándose de un ataque al corazón y entrenaba a un equipo juvenil de béisbol. “Desde que publiqué ‘The Long Shot’ había estado bastante apartado del negocio de la música”, cuenta Bob. “El disco tuvo un éxito moderado, pero no el suficiente como para que la discográfica quisiera financiarme el siguiente, así que seguí escribiendo música en mi estudio pero sin mucho entusiasmo. Estaba un poco quemado después de tantos años con Supertramp, y fue bonito poder centrarme en el crecimiento de mis dos hijos mientras participaba activamente en la comunidad donde vivíamos entrenando al equipo de béisbol del instituto. De repente me enteré de que algo se estaba cociendo en Supertramp y contacté con Rich Frankel, del equipo de representación de la banda, para ver qué pasaba. Un par de días más tarde Rick me llamó, me pidió que viajara hasta Los Angeles y allí contestó a todas mis preguntas sobre el nuevo disco”.

Además de la adición de Bob y John al quinteto inicial, también se unió a la banda el trompetista Lee Thornburg (Los Angeles, 1954), un músico de sesiones que ya había participado en las grabaciones del álbum ‘Free as a Bird’ y llegaría a colaborar con infinidad de artistas como Rod Stewart, Tom Petty, Huey Lewis, Ray Charles y Willy DeVille. Además, desde mediados de los 80 era miembro habitual de Tower Of Power y formaba parte de Hang Dynasty, un conjunto de rhythm and blues de diez músicos fundado por Scott Page en el que también tocaría Carl Verheyen.

(...)

Aunque todo aquello era plenamente satisfactorio para los miembros de la banda, algunas ausencias se habían hecho notar especialmente. “Yo me lo pasé muy bien grabando el disco”, reconoce Bob, “y aunque llevábamos mucho tiempo sin tocar juntos ya en el primer ensayo volvimos a sentir el mismo placer de siempre. Sin embargo, echaba de menos tocar con Roger y con Dougie, pues ellos eran los colegas de verdad. Yo creo en la magia dentro de un grupo, en la química que tuvimos los cinco durante tantos años. Espero no herir los sentimientos de nadie por decir esto”.

En efecto, aparte de la lógica ausencia de Roger cabía destacar la baja de Dougie por primera vez desde ‘Crime of the Century’. Al parecer, sus discrepancias con Rick habían ido en aumento tras la gira de 1988 y eso hizo que fuese sustituido por Cliff Hugo. “Para entonces yo llevaba ya bastantes años sin hablar con Rick”, dice Dougie. “Lo había intentado varias veces, pero siempre parecía que se estaba ocultando detrás de algo. Yo no estaba de acuerdo con él en muchos aspectos de la gestión de la banda, así que era lógico que no me invitara a participar en el álbum. Rick siempre ha estado controlado por su mujer, y nunca ha sido fácil negociar con ella. Yo no quería participar en el disco y ellos no querían que yo participara, así que fue muy sencillo para todos”.

“Tengo que admitir que soy un gran fan de Rick, de su voz y de su estilo músical”, confiesa Roger. “Creo que la producción de ‘Some Things Never Change’ fue realmente buena, y disfruté mucho escuchando algunas de esas canciones. Sin embargo, no me pareció nada bien que hicieran una campaña publicitaria alrededor de la idea de reunificación del grupo, porque realmente no se trataba de un álbum de Supertramp sino de un disco de Rick en el que también participaban John y Bob”.

“Creo que fue engañoso llamar a aquello una reunión”, coincide Dougie. “Tal vez Bob y John lo enfocaron desde un punto de vista estrictamente musical, volviendo a disfrutar de tocar con Rick y abstrayéndose de toda la política que había alrededor, algo que yo habría sido incapaz de hacer. Nunca he escuchado el álbum, pero sé que Rick es un gran músico y tuvo que hacer un trabajo fantástico. Y sé que Bob no habría participado en el proyecto si la música fuera una mierda, así que debe ser un buen disco”.

Última Edición: 2 años 2 meses antes por Abel.
El siguiente usuario dijo gracias: Emiliano, ax_esi

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
2 años 2 meses antes #25008 por ax_esi
Respuesta de ax_esi sobre el tema It's a hard world
Jo tío,

Nos dejas siempre con los dientes largos.

¡¡ Queremos más !! ¡¡ Lo queremos TODO !!

Súper interesante.

Sigue un poco en el misterio esas "diferencias políticas en la gestión del disco". Lo que sí que parece es que nada (o poco) tuvo que ver la marcha de Dougie con que siguieran tocando temas de Roger.

Me imagino que tendría que ver con la pasta fundamentalmente.

Una pena. Me encantaba el estilo de Dougie. También me da pena que se haya dejado de hablar con casi todos.

...lo dicho, necesitamos más droga. Queremos ver luz al final de "libro"

Gracias por el extracto.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
2 años 2 meses antes #25009 por Abel
Respuesta de Abel sobre el tema It's a hard world

ax_esi escribió: También me da pena que se haya dejado de hablar con casi todos.


Dougie sigue siendo un gran amigo de John, Bob y Dave Margereson.

De hecho, gracias a ellos los fans hemos podido disfrutar del DVD de París y otras publicaciones no esperadas.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
2 años 2 meses antes #25010 por HaiHai
Respuesta de HaiHai sobre el tema It's a hard world
“Creo que fue engañoso llamar a aquello una reunión”, coincide Dougie. “Tal vez Bob y John lo enfocaron desde un punto de vista estrictamente musical, volviendo a disfrutar de tocar con Rick y abstrayéndose de toda la política que había alrededor, algo que yo habría sido incapaz de hacer. Nunca he escuchado el álbum, pero sé que Rick es un gran músico y tuvo que hacer un trabajo fantástico. Y sé que Bob no habría participado en el proyecto si la música fuera una mierda, así que debe ser un buen disco”.

Esto quizá habría que actualizarlo, estas declaraciones son de principios de la década '00 si no recuerdo mal. A estas alturas supongo que ya lo habrá escuchado, ¿no? ;)

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
2 años 2 meses antes #25012 por Emiliano
Respuesta de Emiliano sobre el tema It's a hard world
Para mí es un gran tema y, encima, representa mi reencuentro con la banda en directo. Fue una idea genial que fuera la canción de apertura de la gira '97. Me acuerdo que me quedé sin aliento con las notas de bajo del arranque, retumbaban en el pecho.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Gracias a Foro Kunena